Las tecnológicas que no cotizan en bolsa, dolor de cabeza para los fondos mutuos


A través de los fondos mutuos, millones de estadounidenses poseen una tajada de las mejores compañías de tecnología. Pero nadie sabe a ciencia cierta cuál es el valor de tales inversiones.

Veamos, por ejemplo, el caso de Uber Technologies Inc., la startup de mayor valor del mundo. Al 30 de junio, los gerentes de fondos de inversión de BlackRock Inc. valoraban su participación en Uber en US$40,02 por acción. La misma acción valía 35,67 para Hartford Financial Services Group Inc. y US$33,32 para Fidelity Investments.

Estas diferencias son un signo del peligro que los inversionistas particulares corren a medida que los fondos de inversión aprovechan de adquirir acciones en estas empresas antes de que salgan a bolsa. Comprar temprano puede brindar a esos fondos mutuos una ventaja enorme si la empresa levanta vuelo, como sucedió con Facebook Inc. y LinkedIn Corp. Los fondos, no obstante, tienen problemas para asignar el valor adecuado a las acciones de firmas que no cotizan.

En la bolsa, los precios suben y bajan todos los días en respuesta a anuncios de las empresas, las noticias económicas y el empuje de las hordas de inversionistas. Las compañías que no cotizan no suelen divulgar información de sus finanzas, lo cual deja a los inversionistas a merced de su propio criterio para decidir el precio correcto.

Un análisis realizado por The Wall Street Journal de startups tecnológicas de capital cerrado con una capitalización de al menos US$1.000 millones halló 12 casos en los que una misma empresa es valorada de manera diferente por más de un gestor de fondos de inversión.

El estudio se basa en datos recopilados por la firma de investigación Morningstar Inc. de alrededor de 90 empresas financiadas por capital de riesgo. Los datos fueron rastreados por el The Wall Street Journal y VentureSource, también de Dow Jones, para el proyecto denominado “El club de las startups de mil millones de dólares”.

Las 12 empresas con diferentes precios en diferentes fondos de inversión incluyen a Uber (valorada en cerca de US$51.000 millones en una ronda de financiación completado en julio) y Dropbox Inc. (valorada en US$10.000 millones). La brecha osciló entre unos pocos centavos de dólar a más de dos veces el precio de la acción.

Para los inversionistas individuales, los riesgos se multiplican porque los fondos están comprando más acciones de startups que nunca. Estas acciones son muy atractivas para los administradores porque este año los retornos de sus inversiones han sido golpeados por unas tasas de interés inusualmente bajas y un mediocre mercado de valores. Muchos de esos gestores están compitiendo con fondos de inversión de menor costo que hacen el seguimiento de un índice.

El año pasado, según datos de CB Insights, cinco de las mayores empresas de fondos participaron en rondas de financiación de startups por un valor total de US$6.100 millones, frente a cerca de US$1.000 millones en 2011. El total de este año acumulado hasta el 30 de septiembre fue de US$8.300 millones.

Pocas empresas de fondos de inversión quieren hablar de sus procedimientos de valoración en detalle, en parte por sus preocupaciones por la competencia, pero afirman que siguen un proceso riguroso. Por lo general, compran acciones de empresas que no cotizan cuando participan en rondas de financiación abiertas sólo para un selecto grupo de inversionistas.

Los reguladores exigen que los fondos mutuos limiten sus tenencias de valores sin liquidez a no más del 15% de sus activos. La mayoría de los fondos de inversión solo tiene un pequeño porcentaje de acciones de startups en su cartera.

Algunos clientes del asesor financiero Tim Parker tienen inversiones en Fidelity Contrafund. Parker dice que sólo recientemente se dio cuenta que este fondo gigantesco está expuesto a Uber. El asesor financiero agrega que no está seguro de cómo los administradores del fondo determinaron el valor de las acciones de Uber.

Al 30 de junio, Fidelity Contrafund tenía US$162,2 millones en acciones de Uber. Por estas acciones, el fondo de inversión ha obtenido un beneficio no realizado de US$86,7 millones, más del doble de lo que pagó por ellas en junio de 2014.

Un portavoz de Fidelity dijo en un comunicado que la empresa tiene “un riguroso y exhaustivo proceso de valoración de mercado para la participación en fondos mutuos”.

Sean McKee, auditor de KPMG LLP para las tenencias de fondos de inversión de empresas no cotizantes, dice que hasta que una firma no sale a bolsa es imposible saber su valor real.

Al igual que todos los gestores de fondos de inversión, aquellos que tienen en sus carteras acciones de empresas de tecnología de capital cerrado deben asignarles diariamente un valor, para que los inversionistas tengan una idea clara del valor de su portafolio. Los cambios pueden afectar el valor de los activos netos del fondo o el precio por acción.

Los fondos de inversión deben reportar sus tenencias cada trimestre, aunque algunos fondos lo hacen con más frecuencia. Para ver cuánto han subido o bajado las acciones de una empresa no cotizante, los inversionistas tienen por lo general que hacer el cálculo por su cuenta, comparando diferentes documentos presentados ante las autoridades bursátiles.

Algunos expertos dicen que la creciente popularidad de las acciones de tecnológicas que no cotizan es peligrosa porque son difíciles de vender, carecen de un mercado secundario importante y podrían reaccionar violentamente a grandes oscilaciones del mercado.

Para algunos fondos, sin embargo, son una de sus principales inversiones. Hartford Growth Opportunities Fund, dirigido por Michael T. Carmen, uno de los inversionistas más conocidos en startups, tenía a fines de septiembre 1,7% de sus US$4.700 millones de activos colocados en Uber.

En comparación, aproximadamente 3,5% de los activos del fondo estaban en Apple Inc., que tiene una capitalización de más de US$650.000 millones. Una portavoz de Hartford no quiso hacer comentarios. El fuerte aumento de la valoración de Uber entre inversionistas que han puesto mucho dinero en esta empresa de San Francisco ha hecho subir los retornos de los fondos mutuos.

Aparte de no valorar una acción incorrectamente a sabiendas, no existen pautas regulatorias para las empresas de fondos de inversión.

Donna Anderson, gerente de gobierno corporativo global para T. Rowe Price Group Inc., dice que a veces se siente como en un sube y baja al tratar de determinar el precio justo. T. Rowe Price valoró la participación T. Rowe Price Global Technology Fund en la startup de software Cloudera Inc. al 30 de junio de 2014 en US$27,83 por acción. Eso era más o menos el doble de la valoración que Hartford y Delaware Investments, de Macquarie Group Ltd. , dieron a esa misma acción, ese mismo día.

Diferencias como estas sugieren que las compañías de fondos más o menos adivinan, dice Katie Reichart, analista sénior de Morningstar. Las valuaciones que los fondos de inversión hacen de las empresas de capital cerrado son “bastante opacas”, añade.

Las consecuencias pueden ser dramáticas. En el segundo trimestre del año pasado, T. Rowe Price redujo su valoración de la acción de Peixe Urbano, la mayor firma minorista de descuentos en línea de Brasil, de US$7,41 por acción a tres centavos, tras concluir que la empresa podía ser liquidada.

En cambio, Peixe Urbano fue adquirida por el gigante chino de búsqueda en línea Baidu Inc. y T. Rowe Price y otras firmas de fondos de inversión debieron aumentar repentinamente su valoración a US$2,22 por acción.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s