Argentina salva el año a los fondos de cobertura


buitresEn un año sombrío para muchos fondos de cobertura, Argentina está surgiendo como una fuente inesperada de luz.

Durante más de un año, un puñado de firmas se ha lanzado sobre inversiones argentinas, con la esperanza de que las elecciones para reemplazar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner den pie a una transformación económica. Pocos inversionistas anticiparon un retorno enorme e inmediato. El país entró el año pasado en cesación de pagos en medio de una batalla legal con fondos de cobertura, incluyendo Elliott Management Corp., la firma de Paul Singer que administra cerca de US27.000 millones

Pero luego del buen desempeño en las elecciones del 25 de octubre del candidato a la presidencia Mauricio Macri, el alcalde de Buenos Aires que es considerado favorable al sector empresarial, firmas como Bienville Capital Management LLC, Brevan Howard Asset Management, Redwood Capital Management LLC y Perry Capital LLC están contando sus ganancias.

Los fondos han estado apostando a acciones, bonos y el peso, además de inversiones más esotéricas. Por ejemplo, Russell Abrams, un ex gestor de fondo de cobertura de Nueva York, ha comprado lo que asegura es la mayor flota de taxis de Buenos Aires como una forma de invertir en el país.

“La primera ronda de las elecciones, incluyendo la victoria de la oposición en la provincia de Buenos Aires, fue un claro repudio” a las políticas de la presidenta Fernández de Kirchner, lo que facilitará que cualquier candidato que resulte ganador adopte reformas de mercado, dice Cullen Thompson, fundador de Bienville. “Mejores políticas deberían conducir a una mejor economía”.

Bienville hizo apuestas tempranas en Argentina y su fondo enfocado en el país, que ahora gestiona US$300 millones, registró pasado un alza de 33% el mes pasado, según un inversionista. El fondo Argentina de Brevan Howard, que gestiona ahora alrededor de US$530 millones, subió casi 22% en octubre, según personas al tanto de las apuestas de la firma dirigida por Alan Howard. El fondo Bienville acumula un ascenso de cerca de 30% en lo que va del año, mientras que el fondo Brevan Howard ganó 14% hasta octubre, dijeron las fuentes.

Redwood Capital, de Jonathan Kolatch, había subido 10% en octubre con su fondo de Argentina y también registró ganancias en su fondo insignia, en el que las operaciones en valores argentinos equivalen a una de sus mayores posiciones, dijo una fuente al tanto. Redwood tiene algunas acciones argentinas, pero tiene más exposición a bonos y valores ligados al crecimiento como las llamadas warrants del Producto Interno Bruto

Fir Tree Partners, que gestiona US$12.000 millones, ganó casi 20% en sus posiciones en Argentina, gracias a valores y bonos ligados al PIB, según personas al tanto, lo que contribuyó a las ganancias de su fondo insignia ese mes.

Perry Capital LLC, cuya posición en Argentina es una de las más grandes en su fondo insignia de US$9.000 millones, también se benefició. Perry ganó en octubre cerca de US$60 millones en la posición, compuesta de bonos y warrants ligadas al PIB, dijo una fuente al tanto.

Third Point LLC también se benefició: la deuda del gobierno de Argentina es la mayor posición en la cartera de crédito de la firma, dijo la semana pasada su fundador, Daniel Loeb, durante una conferencia telefónica en la que habló sobre su vehículo de reaseguros que cotiza en bolsa.

Las ganancias coinciden con un repunte significativo de las inversiones en los mercados emergentes durante los últimos treinta días. Desde fines de septiembre, el índice Merval de acciones líderes de la Bolsa de Buenos Aires marca un ascenso de 33% en moneda local, mientras que la deuda soberana de Argentina ha subido 8% en pesos, según el Barclays Emerging Markets Argentina International Issue Index.

Este año, inversiones prominentes en las carteras de muchos fondos de cobertura, como Valeant Pharmaceuticals International Inc. y SunEdison Co., han tenido problemas, lo que hacen más valiosas las ganancias en Argentina.

Brevan Howard redujo recientemente su fuerza laboral en al menos 10%, lo que ilustra las dificultades de los fondos. En una nota de investigación enviada a sus clientes el 23 de octubre, J.P. Morgan calificó este año como el peor para los fondos de cobertura desde 2011.

Los repuntes empezaron antes de que se llevara a cabo la primera ronda de las elecciones presidenciales en Argentina en octubre. Sondeos recientes con miras a la segunda vuelta que se realizará el 22 de noviembre ubican a Macri con un amplio margen por encima de Daniel Scioli, quien es respaldado por la presidenta Fernández de Kirchner.

Sin embargo, los fondos de cobertura enfrentan desafíos para extender sus ganancias. Hace más o menos un año, las acciones de Argentina estaban muy baratas, con base en mediciones de valuación tradicionales, pero ya han subido de precio. Igual de importante es la incertidumbre sobre qué tanto cambiará cuando un nuevo presidente llegue a la Casa Rosada en diciembre.

El déficit fiscal de Argentina totalizaría 7,2% del PIB este año, según un estimado reciente del gobierno, el nivel más alto desde 1982, cuando la dictadura militar estaba en el poder. El Fondo Monetario Internacional prevé una contracción del PIB de 0,7% el próximo año y los economistas calculan que la inflación anual se ubica en torno a 25%.

“La herencia de políticas deficientes, instituciones básicas socavadas, prácticas de corrupción generalizadas, montañas de cuentas vencidas, relaciones internacionales conflictivas y un electorado profundamente dividido representa un verdadero campo minado para quien se haga cargo”, advierte Arturo C. Porzecanski, profesor de economía internacional de la Escuela de Servicio Internacional de la American University. “Habrá cambio sin importar quien gane, pero sucederá en etapas”.

Bienville está entre quienes se aferran a sus posiciones argentinas, diciendo que parece probable que un nuevo presidente negocie con los fondos de cobertura que poseen bonos argentinos pero no aceptaron la reestructuración de deuda ofrecida tras el default de 2001.

Los optimistas argumentan que una conciliación le dará probablemente a Argentina acceso a los mercados globales de capitales por primera vez en más de una década, lo que podría impulsar la rentabilidad de sus posiciones a medida que suben las utilidades de las empresas y la calificación crediticia del país.

Thompson y otros optimistas aseveran que los activos argentinos representan una pequeña parte de las carteras de la mayoría de los inversionistas globales, algo que va a cambiar poco a poco. Un corredor dijo que considera a Argentina como “una de las pocas historias de crecimiento en el mundo”.

Fernández de Kirchner ha descrito los intentos de los fondos que no aceptaron el canje de recuperar su dinero como una “extorsión” y ha llamado a algunos “buitres”. En cambio, Macri le dijo al Financial Times poco después de la primera ronda electoral que aunque quería ser duro con los fondos de cobertura acreedores, también quería poner fin al conflicto.

“Con la salida de Kirchner, hay un creciente optimismo sobre la voluntad del país para resolver las deudas pendientes”, señala Gregg Hymowitz, socio gerente del EnTrust Capital, que tiene inversiones en varios fondos con exposición a Argentina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.