Los problemas de Brasil pesan sobre Banco Santander


brasil santanderBrasil tiene tantos problemas que se podría componer un tango sobre ellos. Banco Santander viene sopesando las cuestiones económicas con un ojo más agudo que la mayoría, y para su crédito, comenzó a hacer preparativos antes de la recesión y el colapso de la moneda de este año.

De lo que no tiene escape es que Brasil sigue siendo el mayor mercado de Santander por ingresos, representando una cuarta parte del ingreso bruto de la empresa y una quinta parte de sus ganancias. Eso ayuda a explicar por qué la caída de la cotización de la acción Santander ha reflejado la apreciación del euro frente al real brasileño desde mediados de julio.

El nerviosismo de los inversionistas sobre Brasil no encuentra alivio en el hecho de que Santander sigue teniendo una de las bases de capital más pequeñas entre los grandes bancos europeos. Sin embargo, las ganancias del banco tienen mejor protección que lo que sugieren esos simples datos.

Las dificultades económicas de Brasil son muchas: una inflación que se acerca al 10%, altas tasas de interés, aumento del desempleo y expectativas de que la producción económica se contraiga 3% este año y casi el 2% el próximo año. Eso no es un buen ambiente para una entidad financiera.

Santander sintió un poco más esa presión en las ganancias del tercer trimestre, que reportó a fines del mes pasado. Su cartera de préstamos incobrables ha crecido en los últimos dos trimestres, después de haber caído desde el verano de 2014. La situación entre los consumidores va a deteriorarse aún más, sin lugar a dudas.

Sin embargo, el banco ha pasado tres años cambiando los tipos de préstamos que hace, con lo que ha reducido su anterior foco en préstamos minoritas sin respaldo para aumentar su crédito a las empresas y con destino a hipotecas respaldadas por propiedades.

Préstamos de menor riesgo han contribuido a mejorar su costo del riesgo, una medida de los cargos por préstamos incobrables como proporción de la cartera total de préstamos. Eso ha disminuido en forma constante de casi el 6% cerca del comienzo de 2014 a apenas 4,4% al final del tercer trimestre. Fundamentalmente, el banco está convencido de que puede mantener ese costo en 5% o menos en los próximos dos años.

Eso parece ambicioso, y varios analistas se muestran escépticos. Sin embargo, el banco ha demostrado en Brasil tener capacidad de control en otros renglones, como los costos. Los gastos de administración, incluidos los gastos de personal, han aumentado sólo 5,7% en los primeros nueve meses de 2015 en comparación con el mismo período del año pasado, lo que es bueno si se compara frente a la inflación de casi 10%.

Mientras tanto, aunque su capital parece débil con un activo neto del orden de 10% dentro de su condición de entidad Tier 1, sólo tendría que agregar un recargo de 1% para ser de importancia sistémica global, mientras la mayoría de los bancos de su tamaño tienen una carga de 1,5% o 2%. Santander reconoce que puede añadir al menos 0,1 puntos porcentuales a su ratio de capital cada trimestre y que va a estar en o cerca de 11% a finales de 2017.

Brasil podría empeorar. Pero con una gran porción del deterioro ya pronosticado en la economía, la valuación de Santander al 76% del valor contable de 2015 parece que ya incluye el descuento de algún resultado grave.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.