El Senado de Argentina da luz verde al acuerdo con los fondos de cobertura


buitresEl Senado de Argentina aprobóel jueves un plan para poner fin a la larga disputa que el país ha mantenido por más de una década con fondos de cobertura estadounidenses, dando al presidente Mauricio Macri su primera gran victoria en un Congreso dominado por la oposición.

El Senado votó 54 a 16 para permitir que Macri emita US$12.000 millones en bonos y utilice parte del dinero para cancelar US$4.650 millones a los fondos de cobertura que habían demandado a Argentina por no cumplir con los bonos que compraron luego de que el país entró en cesación de pago sobre su deuda hace 15 años.

El voto, el último obstáculo que Macri enfrentaba internamente para cerrar el trato, le permite a Argentina acudir a los mercados de crédito globales por primera vez desde 2001. Suponiendo que no se presenten otros obstáculos adicionales en tribunales de Estados Unidos, la solución traería alivio casi inmediato a los gobiernos provinciales y las empresas con problemas de efectivo que por años han estado al margen de los mercados internacionales de crédito.

La luz verde al acuerdo, que ya había sido aprobado en la cámara baja, pone de relieve la forma con la que Macri, un empresario acaudalado que sorprendió a los expertos al ganar la presidencia en noviembre, ha sido capaz de conseguir apoyo de los partidos vinculados al movimiento peronista, entre ellos el Frente para la Victoria de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La aprobación del plan rompe lo que había sido una posición insignia de la ex mandataria, que había jurado que Argentina jamás pagaría a lo que denominó “fondos buitre” que habían robado a los argentinos.

Un alto y sorpresivo número de sus antiguos aliados cruzó el pasillo para apoyar a Macri, diciendo que era tiempo de poner la maltrecha economía sobre una base económica sólida.

“Argentina tiene que tener una cultura política que sea más responsable, que actúe en el mejor interés del país y no en nombre de unos cálculos a corto plazo”, dijo Daniel Lovera, senador peronista de La Pampa, una provincia de la región agrícola del país. “Eso no quiere decir que estamos dando al poder ejecutivo un cheque en blanco”.

La disputa, que obligó a Argentina a cesar los pagos sobre su deuda en 2014 por segunda vez, ha dificultado que el gobierno y las empresas levanten capital. En los últimos años, el país austral ha pagado intereses de alrededor de 9% por pedir dinero prestado, el doble de la tasa pagada por vecinos como Bolivia y Uruguay.

“Esto permitirá a Argentina obtener créditos a tasas de interés más bajas”, dijo en una entrevista Miguel Pichetto, líder del bloque opositor Frente para la Victoria en el Senado .

Pichetto, un peronista, dijo que la solución del enfrentamiento con los fondos de cobertura ayudará a los exportadores de fruta en su provincia, Río Negro, donde las empresas tienen dificultades para conseguir crédito e inversión.

La aprobación de la legislación también animará a los inversionistas que han expresado preocupación sobre la capacidad de Macri de gobernar el país.

La Argentina moderna ha sido testigo a menudo de crisis políticas y económicas y el fracaso de presidencias no peronistas. Macri, que dirige el partido Propuesta Republicana, es el cuarto presidente no peronista desde la década de los 60, aunque los tres anteriores fueron obligados a dejar el cargo en su primer término ya sea por crisis económicas o golpes de Estado.

Pero Macri está encontrando aliados, incluso dentro del movimiento peronista, una agrupación de varios partidos que han dominado el país durante los últimos 70 años con una combinación de políticas nacionalistas y favorables a los sindicales. Después de décadas de reveses económicos y políticos, los peronistas dicen que están motivados a respaldar los esfuerzos de Macri para darle un giro al país.

Los problemas económicos de Argentina, incluyendo una inflación anual de 30%, han pesado mucho en la mente de los gobernadores de provincias con problemas de liquidez, muchos de los cuales están sufriendo para financiar la reparación de carreteras y escuelas.

Rosana Bertone, gobernadora peronista de Tierra del Fuego, dijo a los senadores la semana pasada que votaran a favor del plan de Macri.

“Mi provincia necesita importantes obras de infraestructura que requieren financiación”, señaló Bertone ante un comité del Senado.

Al igual que muchos gobernadores que declararon ante el Senado, Bertone dijo que no le gustaba la idea de pagar a los fondos de cobertura. Pero añadió que era hora de reconocer que habían demandado con éxito a Argentina y que el país necesitaba ajustar sus cuentas. “Esta legislación hace eso”, agregó.

Macri y la mayoría de los gobernadores de Argentina consideran esta legislación como un factor clave para sus esperanzas de reactivar la economía.

Alfredo Cornejo, el gobernador de la provincia de Mendoza, el mayor productor de vino de Argentina, dijo a los senadores que su región está luchando para cerrar un hueco fiscal de US$337 millones.

“Sin lugar a dudas tenemos que pedir dinero prestado en el extranjero”, anotó Cornejo. “Para hacer eso, la aprobación de este plan es indispensable”.

Cornejo advirtió que si la legislación no era aprobada y Mendoza no podía vender bonos en el exterior, tendría que despedir a 12.000 empleados públicos.

Macri ganó la presidencia por un estrecho margen. Desde entonces, sus índices de aprobación de han disparado (la última encuesta de Poliarquía mostró una tasa de 69%), y ha surgido un consenso entre los líderes de la oposición de que se le debe dar tiempo al mandatario para impulsar la economía.

“El país está ahora en default. Es como una empresa que está en quiebra”, dijo Roberto Basualdo, senador peronista de la provincia de San Juan, en la frontera con Chile. “Tenemos que trabajar juntos, todos los partidos, para lograr objetivos a largo plazo”.

Macri se ha reunido en varias ocasiones con los gobernadores de la oposición para ganar respaldo sobre sus políticas y la estrategia está dando sus frutos, ya que los oponentes han alabado su deseo de diálogo.

Mientras tanto, la oposición del bloque Frente para la Victoria de Fernández de Kirchner ha sido más débil de lo esperado. El mes pasado, una decena de miembros abandonaron el bloque, diciendo que era poco prudente oponerse a Macri en todos los temas.

Además, un video recientemente publicado que muestra a uno de los socios de la ex mandataria contando inexplicablemente millones de dólares en efectivo también ha empañado la imagen del partido. Fernández de Kirchner no ha hablado sobre el video y ha evitado en gran medida apariciones públicas tras abandonar la Casa Rosada.

Pichetto, quien durante años fue el aliado más fuerte de Fernández de Kirchner en el Senado, advirtió que las acciones del cuerpo legislativo esta semana no le dan a Macri el derecho de hacer lo que quiera.

El senador aconsejó al presidente no pensar que puede resolver los problemas de Argentina simplemente pidiendo dinero prestado en el extranjero, un error que ayudó a que algunos de sus predecesores fueran sacados del poder.

“Tenemos que tener cuidado”, dijo. “Tenemos que asegurarnos de que esto no se convierta en una fiesta de deuda”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s