El enigma del negocio bancario español


Santander-BBVA-CaixaBank-y-Banco-PopularLas acciones de los bancos españoles no han dejado de caer después de encadenar un rally de cuatro sesiones consecutivas tras el anuncio de nuevos estímulos del Banco Central Europeo el 10 de marzo, una reacción que algunos analistas achacan a que la palanca de la política monetaria ya no surte efecto y pesa más la incertidumbre sobre las ganancias del sector.

Ningún banco del IBEX-35 cotiza en positivo en lo que va de año, lo que explica el descenso del 9,6% en ese periodo del selectivo, donde el sector cuenta con una importante presencia. Bien es cierto que la situación de bloqueo político que vive España está castigando a la banca mediana, más expuesta al negocio nacional, y que el riesgo de contagio periférico de los problemas del sistema financiero italiano también ha hecho mella en las valoraciones de los bancos españoles, señala Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank.

Sin embargo, todo ese desasosiego quedó aparentemente adormecido cuando el presidente del BCE, Mario Draghi, anunció, entre otras medidas, un programa de préstamos baratos que espera que se filtre a las empresas y los hogares en su intento por acelerar la inflación de la eurozona hasta el objetivo de una tasa ligeramente inferior al 2%.

Según Ramón Forcada, director del departamento de análisis de Bankinter, estos incentivos para fomentar el crédito han cambiado las reglas para el negocio de los bancos, que antes tenían que pagar por el dinero del BCE. Ahora es el banco central el que paga por que le pidan ese crédito, independientemente de lo que luego el banco cobre a sus clientes. “Esto es un cambio estructural en la forma de hacer negocios con el crédito y viene para quedarse”, afirma.

Forcada cree que este nuevo enfoque “no se está entendiendo” y que los analistas siguen pensando que habrá un estrechamiento de márgenes para los bancos. De hecho, recomienda comprar bancos “cuanto más penalizados, mejor”, como Banco Popular Español SA o Deutsche Bank AG , que desde el inicio de 2016 pierden un 26% y un 34%, respectivamente, y son las dos entidades financieras que más sufren tanto en el IBEX-35 como en el DAX alemán. En el cuarto trimestre del año pasado, Deutsche Bank registró una pérdida de 2.100 millones de euros, mientras que la de Popular fue de 172,6 millones de euros.

“Son bancos que no nos gustan, pero son los que proporcionalmente salen más favorecidos” de las últimas medidas del BCE, añade.

Sin embargo, otros analistas señalan que, aunque la “barra libre de financiación” del BCE es muy positiva para el sector, los problemas de fondo de la banca siguen estando ahí, como las mayores necesidades de capital, el incremento de la morosidad o la desaceleración de la economía mundial, factores que no ayudan a que despegue las ganancias de los bancos.

“No queda otra que volverte más eficiente con un menor costo”, resume Juan Rey, operador de Banco Sabadell, que es pesimista sobre el crecimiento del negocio bancario, ya que la perspectiva de la economía no es muy alentadora después de 8 ó 9 años de crisis en los que los gobiernos no han logrado apuntalarla.

Ese prisma contrasta con el de Forcada, de Bankinter, que confía en que los bancos notarán en sus cuentas de resultados las recientes medidas del BCE “cuando pasen los trimestres”. Aun así, Rey cuestiona la recurrencia de ganancias de los bancos en el futuro.

“No es por tu operatividad de negocio, es porque el BCE te ayuda”, aclara este experto, que no ve esa situación sostenible.

Buen momento para invertir en bancos

Javier Bernat, analista de Beka Finance, espera que los bancos españoles como mucho mantendrán plano su negocio nacional este año respecto a 2015, pero también cree que están “excesivamente penalizados” y que son “atractivos” para invertir.

“Hemos visto cotizar a Santander cerca de los 100.000 millones de euros, a BBVA cerca de los 70.000 millones de euros y ahora están cotizando a la mitad. Yo creo que el valor de esos bancos es superior”, afirma.

En su opinión, las entidades españolas están más reforzadas y tienen más calidad que años atrás tras superar en términos generales las pruebas de solvencia. “Es buen momento para comprar bancos con masa crítica, que son los grandes, como Caixabank, Santander y BBVA”, asegura. Beka Finance de momento no tiene bancos en su cartera.

Con todo, es obvio que las perspectivas del sector no terminan de aclararse y algunos proponen soluciones. “Los bancos tienen que reinventarse”, señala Manuel Romera, director del sector financiero del IE Business School. Su idea es que sean negocios selectivos, que tengan menos clientes pero con mejores rentabilidades.

Además, cree que “el BCE no puede actuar como impresor de dinero” y generar un interés “ficticio” para los bancos con tasas negativos a costa de inyectar liquidez en la economía. El resultado final podría ser un exceso de inflación no sustentada en el crecimiento, sino consecuencia de la pérdida de credibilidad del propio dinero.

“La República de Weimar fue una realidad en Europa en los años 20; en los años 70 fue una realidad lo que ocurrió con la crisis del petróleo; los años 2000 en Argentina fueron una realidad, Venezuela a día de hoy ha devaluado y tiene una inflación del 1.800% anual”, recuerda. “De eso no habla nadie porque a todo el mundo le da mucho miedo hablar”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s