La vuelta de Argentina a los mercados impulsará la transición económica, dice el ministro de Hacienda


argentinaEl regreso de Argentina a los mercados mundiales de capital impulsará las ambiciosas reformas económicas del nuevo gobierno y pondrá fin a 15 años de aislamiento autoimpuesto, dijo el ministro de Hacienda y Finanzas de Argentina.

En una entrevista, Alfonso Prat-Gay describió el acuerdo alcanzado en marzo con los acreedores que no habían aceptado la reestructuración de la deuda tras el default de 2001 —los holdouts— como un paso esencial para que su país pueda pedir prestado el dinero que necesita para reducir el déficit presupuestario sin hacer recortes drásticos o avivar la inflación.

“La única manera factible de lograr una reducción gradual del déficit es mediante el acceso al mercado”, dijo. “Esa es la razón por la que nos apresuramos en llegar a un acuerdo con los holdouts”.

El miércoles, un tribunal de apelaciones de EE.UU. confirmó el acuerdo, poniendo así fin a una larga batalla judicial y allanando el camino para que Argentina emita nuevos bonos esta semana por primera vez desde la cesación de pagos de hace 15 años.

Prat-Gay dijo que sin acceso a los mercados de capital, Argentina era dependiente de la impresión de dinero por el banco central para pagar sus programas, lo que llevó a tasas de inflación que según el Banco Mundial alcanzaron a 29,3% en 2014.

Si bien el país aún planea tomar dinero prestado del banco central este año, el ministro dijo que espera dejar de lado esa práctica conforme la economía mejore.

A medida que el déficit fiscal baje, el gobierno también obtendrá el financiamiento que hasta ahora requiere del banco central, dijo el ministro.

Prat-Gay ha pasado los últimos días en una gira de promoción en Estados Unidos, cortejando a la vez a potenciales inversionistas en los nuevos bonos y a las instituciones internacionales reunidas en Washington para la conferencia semestral del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Hasta ahora, al parecer, su enfoque está dando resultados.

Un mediador designado por la corte dijo el viernes que el fallo del tribunal de apelaciones era un “evento de enorme importancia” para Argentina, sus 40 millones de habitantes y “el sistema financiero mundial”. Una declaración de los ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales del G20, las 20 principales economías del mundo, alabó los avances que logró Argentina en sus esfuerzos para poner fin a la disputa con los acreedores y “recuperar el acceso a los mercados internacionales de capital”.

Prat-Gay, por su parte, dijo que se sentía alentado por el interés que encontró por los bonos del país.

Desde la elección de Mauricio Macri como presidente el año pasado, Argentina ha actuado para poner fin a su aislamiento y reconfigurar su mapa fiscal.

El nuevo gobierno ha recortado algunos impuestos a la exportación y a las ganancias, dejó de lado algunas restricciones comerciales y liberó la tasa de cambio de su moneda. El sábado, Macri dio a conocer una serie de nuevas medidas destinadas a ampliar las prestaciones por hijos, modificar el impuesto sobre el valor agregado y ayudar a los jubilados.

El gobierno también ha eliminado algunos subsidios a los servicios públicos y al transporte masivo, y planea recortes presupuestarios para ajustar el gasto, dijo Prat-Gay, para añadir que “eso incluye la corrupción, que es una cifra que en este momento no podemos calcular pero que presumiblemente es bastante grande”.

Prat-Gay dijo que el gobierno prevé que el déficit fiscal llegue este año a 4,8% del Producto Interno Bruto. Pero también espera que el crecimiento económico se acelere, lo que combinado con la nueva política fiscal debería reducir el déficit a 3,3% el próximo año y 1,8% en 2018.

La inflación, por su parte, podría llegar a 35% este año, según los economistas. Prat-Gay dijo sin embargo que las mediciones de inflación se han centrado excesivamente en el comportamiento de los precios en la ciudad de Buenos Aires, donde los recortes en los subsidios tienen mayor incidencia. El costo de esas subvenciones, agregó, representaba alrededor de 4% del PIB.

El ministro dijo que tiene como meta una inflación de 25% para este año, y apunta a 17% para el próximo año.

El plan del gobierno supone un cambio desgarrador para muchos argentinos, quienes han sufrido un aumento del índice de pobreza de 29% a finales del año pasado a 34,5%. Ese dato pone presión para que Macri y su gobierno logren resultados.

El gobierno enfrentará una prueba de fuego el próximo año, cuando las elecciones de mitad de mandato podrían reconfigurar el Congreso, que hasta ahora ha acompañado las iniciativas de Macri.

“No hay ninguna garantía”, dijo Prat-Gay. “Esto es algo parecido a un cambio cultural en el que vamos a tener que trabajar más o menos cada día”.

Llegar a un acuerdo con los acreedores holdouts —etiquetados en Argentina como “buitres”— ha sido una “experiencia de limpieza”, agregó el ministro, pero la parte difícil está apenas comenzando.

“Tenemos el programa de reformas estructurales, pero necesitamos conseguir que la economía se ponga en marcha antes de llegar a esa parte”, dijo. “Es un juego en etapas. No se trata sólo de hacer lo correcto, sino también de hacerlo en el momento adecuado”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s