Grecia aprueba nuevas medidas de austeridad, pero los acreedores no se ponen de acuerdo


bandera greciaEl Parlamento griego votó a favor de la reforma de las pensiones en el país y de subir los impuestos, pese a las huelgas y a las protestas callejeras, con lo que el gobierno confía en impresionar a los acreedores del país y lograr que se desbloqueen los fondos de su tercer rescate.

Pero los acreedores más influyentes de Grecia –Alemania y el Fondo Monetario Internacional– siguen sin ponerse de acuerdo sobre los términos del plan de rescate al país, que el FMI considera muy deficiente, pero Alemania asegura que no puede cambiarse.

El Eurogrupo, como se conoce a los ministros de Finanzas de la eurozona, se reunirá en Bruselas el lunes para hablar sobre la estrategia fiscal de Grecia y la sostenibilidad de sus deudas. No se espera una solución para las grandes diferencias existentes.

La legislación que aprobaron  las autoridades helenas cubre la mayor parte de un paquete de medidas de austeridad valoradas en unos 5.400 millones de euros, o el 3% del Producto Interno Bruto del país, que sus acreedores han exigido.

La legislación incluye una simplificación del fragmentado y caro sistema de pensiones heleno, que tanto los acreedores griegos como el partido en el gobierno, Syriza, consideran que hace tiempo quedó desfasado. Pero las reducciones de los derechos y el aumento de las contribuciones de los trabajadores han suscitado la oposición de los sindicatos griegos y otros grupos profesionales. Miles de manifestantes salieron a las calles para protestar contra las medidas el domingo a las puertas del Parlamento.

Las medidas se aprobaron con el apoyo de la coalición de gobierno liderada por Syriza, mientras que la oposición liderada por los conservadores votó en contra de casi todas ellas. El problema del primer ministro, Alexis Tsipras, es que los principales acreedores del país no estarán satisfechos sólo con estas propuestas.

En una carta enviada el jueves, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, indicaba que Europa está intentando que Grecia logre un superávit público absurdamente elevado. Si Europa no reduce el objetivo, agregó, Grecia tendría que aplicar medidas de austeridad por valor de otro 2% del PIB.

El ejecutivo del país, bajo presión interna y temeroso de perder el poder, se niega a asumir más austeridad aparte del paquete de 5.400 millones de euros. El ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, envió una carta el viernes a sus homólogos de la eurozona “apelando a la experiencia económica y política” que tienen y en la que argumentaba que no se puede esperar que su gobierno apruebe mayores recortes por un total de 9.000 millones de euros.

Algunos esperan que bloqueo continúe hasta que Grecia esté al borde de la bancarrota, lo que ocurrirá, como muy tarde, en julio.

El renacer de la crisis de la deuda griega pone de manifiesto los límites del acuerdo de rescate del pasado julio, con el que se evitó que Grecia saliera del euro tras una dura confrontación entre Atenas y sus acreedores a lo largo de gran parte de 2015.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s