El mercado parece listo para un alza de tasas de interés de la Fed


interesLos mercados de bonos y acciones parecen listos para absorber la próxima alza de tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos en forma ordenada, dicen gestores de fondos, lo que refleja los cambios tanto de la economía estadounidense como de los portafolios de los inversionistas que han tenido lugar desde que el banco central estadounidense elevara las tasas de interés en diciembre.

Los temores de que se produzca una nueva ronda de sacudidas en los mercados reaparecieron la semana pasada, luego de que la Fed advirtiera en forma reiterada que los inversionistas subestimaban las probabilidades de un incremento de su tasa de interés de referencia en la reunión fijada para el 14 y 15 de junio. El miércoles, el rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años registró su mayor aumento en una sesión en lo que va del año tras la divulgación de las minutas del banco central que indicaban que el organismo está dispuesto a elevar las tasas de corto plazo si el crecimiento de la economía se sigue afirmando. Los rendimientos suben cuando los precios de los bonos bajan.

No obstante, numerosos gestores de fondos dudan que el ajuste sea turbulento. Una razón es que la reciente caída del dólar y el alza del precio del petróleo son tendencias reconfortantes para los inversionistas.

Después de un aumento significativo en los dos últimos años, el WSJ Dollar Index, que mide el desempeño de la moneda estadounidense frente a una canasta de divisas, acumula un descenso de 2,9% en 2016, lo que alivia la presión sobre las ganancias de las multinacionales estadounidenses y sobre las finanzas de muchas economías emergentes que se han endeudado en dólares. El petróleo anota un repunte de 82% desde su mínimo de este año ante las interrupciones de suministro. Esto, a su vez, ha ayudado a los productores estadounidenses de energía de esquisto y limitado la onda expansiva del colapso del crudo.

Una ola de ventas de acciones y bonos durante las primeras seis semanas del año se explica en buena parte por los temores a que la economía estadounidense estuviera camino hacia una recesión. No obstante, varios indicadores recientes, que abarcan desde la producción industrial y las ventas de viviendas hasta la inflación, muestran un mayor dinamismo. Los salarios han repuntado después de un largo período de estancamiento, pero los precios al consumidor parecen contenidos, lo que le da a la Fed margen de maniobra para elevar las tasas en forma paulatina.

Estos factores, junto con los descensos de los precios de las acciones y los bonos estadounidenses en el último mes, implican que el mercado está en condiciones de absorber un alza de tasas telegrafiada, dicen muchos inversionistas. La mayoría de los analistas coincide en que el banco central estadounidense no está dispuesto a realizar aumentos de tasas sin aviso previo.

“Hay mucho dinero a nivel global en busca de unos pocos activos de calidad”, dijo Mark MacQueen, cofundador y gestor de portafolio de Sage Advisory Services Ltd., que administra activos por US$12.000 millones. MacQueen añadió que un aumento de un cuarto de punto en la tasa de fondos federales, como se conoce la tasa de referencia de la Fed, no cambiará la situación y que incluso podría comprar bonos del Tesoro estadounidense después de ello.

Las preocupaciones en torno a un retroceso del mercado bursátil después de aumentos de tasas a menudo hacen hincapié en la debilidad de los resultados de las empresas y las altas valuaciones. Algunos analistas, no obstante, observan signos de un panorama más promisorio en la recuperación de las empresas de energía este año.

Los resultados del primer trimestre de las empresas de EE.UU. dejaron bastante que desear. Eso sin embargo “podría haber marcado el momento más bajo”, dijo Ben Mandel, estratega global de J.P. Morgan Asset Management, quien opina que las acciones estadounidenses podrían cerrar el año con alzas de entre 4% y 7%. El índice S&P 500 acumula un avance de 0,4% en 2016.

Los inversionistas tampoco parecen muy preocupados sobre grandes caídas en los precios de los bonos del Tesoro estadounidense. Los bancos centrales de Europa y Japón han llevado sus tasas de referencia a territorio negativo en su empeño por estimular el crecimiento, aumentando el atractivo de la deuda soberana estadounidense para los inversionistas de otros países. Se espera que la demanda de estos inversionistas mantenga estables los precios de los bonos a largo plazo, incluso si otros venden deuda de corto plazo, que es más susceptible a las decisiones de la Fed.

Otro síntoma de un mejor ánimo del mercado desde enero, es que las ventas de bonos de empresas, incluso de las más endeudadas y riesgosas, han repuntado en los últimos meses. Las ventas de deuda corporativa prácticamente se paralizaron en los primeros meses del año, cuando los inversionistas no querían prestar dinero en medio de las turbulencias de los mercados. La situación ha cambiado y una empresa con una calificación de deuda relativamente baja, como el fabricante de computadoras Dell Inc., vendió la semana pasada US$20.000 millones en una emisión con grado de inversión, la cuarta mayor colocación en la historia de la deuda corporativa.

Cifras de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC por sus siglas en inglés) divulgadas el viernes muestran un mayor optimismo de parte de los inversionistas en ciertos rincones del mercado. Las apuestas a un alza en los precios del petróleo y las tasas de interés a largo plazo aumentaron, mientras que las apuestas a una caída de estos precios disminuyeron, según los datos que reflejan las posiciones de los portafolios hasta el 17 de mayo.

En los últimos días, los inversionistas modificaron en forma substancial sus previsiones sobre tasas de interés en EE.UU. Hace cerca de una semana, los contratos a futuro de tasas de interés asignaban una probabilidad de apenas 4% a que la Fed elevará las tasas en junio, según CME Group. Tal número subió a 26% el viernes.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a dos años, un tipo de deuda muy sensible a los movimientos de la Fed, subió 0,13 puntos porcentuales la semana pasada para quedar en 0,888%, el mayor aumento semanal desde noviembre. El WSJ Dollar Index avanzó 0,8% la semana pasada.

No todos los inversionistas están convencidos de que un alza de tasas en EE.UU. no tendrá grandes repercusiones en los mercados. Pese a los datos positivos de las últimas semanas, la economía de EE.UU. apenas se expandió 0,5% en el primer trimestre y persisten las dudas en torno a China, donde una nueva desaceleración puede reducir la demanda de materias primas. Eso podría disminuir los precios y reanudar la presión sobre las compañías energéticas y mineras. Cifras de la CFTC muestran un aumento de las apuestas en contra de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años, cuyo rendimiento ha llegado a 1,85%.

David Donabedian, director general de inversión de Atlantic Trust Private Wealth Management, que a fines de abril administraba activos en torno a los US$27.000 millones, dijo que cualquier ola de ventas representaría para la mayoría de los inversionistas una oportunidad de compra.

“Más allá de si la Fed subirá las tasas en junio, julio o después, lo más importante es que se la ha jugado por una normalización de las tasas de interés muy lenta”, que no es la clase de política que provocaría una caída de más de 20% en los precios de las acciones, manifestó.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s