El encuentro de dos mundos: bitcoin y el oro


bitcoinKanishka Sukumar, un consultor que trabaja en el centro de Manhattan, dice que sus padres a menudo guardan su dinero en oro para que conserve su valor. Pero este joven de 24 años piensa que hay un destino mejor para sus ahorros.

“En tiempos de turbulencias financieras, preferiría un portafolio repleto de bitcoins”, confiesa Sukumar, que tiene alrededor de un tercio de su patrimonio invertido en la moneda digital.

Bitcoin está ganando terreno entre los entusiastas del metal dorado, que cuestionan la estabilidad de las monedas de papel y se preocupan por saber cómo protegerán sus ahorros durante la próxima crisis.

Una reciente encuesta entre 3.500 usuarios de bitcoin encontró que uno de cada cinco posee la criptomoneda porque no quiere que los bancos o el gobierno “controlen mi dinero”, según el proveedor de datos CoinDesk. Esta fue la segunda mayor razón para tener bitcoins, después de hacerlo como una alternativa de inversión.

Desde su lanzamiento hace siete años, bitcoin ha compartido con el oro el atractivo de ser una opción para quienes quieren mantener su dinero fuera del alcance de una autoridad central. Pero a medida que sus violentas oscilaciones de precios se han atenuado, bitcoin ha comenzado a parecerse más a un refugio para algunos de sus partidarios.

“Es una manera de decir que uno no confía en la gente”, dice Michael Novogratz, un propietario de bitcoins y gerente de fondos de cobertura que dejó Fortress Investment Group LP el año pasado.

Novogratz piensa que bitcoin puede atraer a algunas de esas personas que de otra manera se pasarían al oro. El inversionista dijo tener una “significativa” inversión en bitcoins y apenas una onza de oro, que, enfatizó, fue un regalo.

La volatilidad en los precios de bitcoin cayó en abril por debajo de la de la cotización del oro durante 28 jornadas consecutivas, el período más largo de su historia. La volatilidad del precio de bitcoin cayó también brevemente por debajo de la de otros activos más seguros, como el yen japonés, según los datos de FactSet y CoinDesk.

Bitcoin se ha convertido en un instrumento popular para hacer transacciones rápidas y anónimas. El número de billeteras de bitcoin, es decir cuentas electrónicas utilizadas para el pago con la criptomoneda, se duplicó en 2015 a más de 12 millones, según CoinDesk.

La criptodivisa también ha atraído a los operadores que buscan aprovechar sus en ocasiones volátiles movimientos de precios. La Bolsa de Nueva York hace un seguimiento de los precios de bitcoin y el mercado de derivados de CME Group informó este mes que está desarrollando un índice de precios spot para la moneda.

Murat Akdeniz, un estudiante de negocios de 25 años de la Universidad de Cornell, dijo que su actividad diaria operando bitcoins se ha reducido debido a la volatilidad de la cotización. Ahora tiene más sentido comprar y conservar bitcoins, de la que ya acumula 10 monedas, dijo.

La mayor aceptación de bitcoin también refleja la creciente confianza de su generación en la tecnología que en los los gobiernos, expresó Akdeniz. “Si China decide vender sus reservas de oro, mi precio de bitcoin no se verá adversamente afectado”, recalcó.

Algunos inversionistas mencionaron la incertidumbre económica como otra razón para tener bitcoins, sobre todo porque los temores a una recesión global han sacudido los mercados y algunos bancos centrales han reducido las tasas de interés a territorio negativo.

Bitcoin se ha transformado en “una reserva de valor para aquellos preocupados por otras clases de activos”, dijo Gil Luria, jefe de investigación de la tecnología de Wedbush Securities. “El oro era el único refugio para aquellos que tienen grandes preocupaciones sobre la economía global y el sistema monetario”.

El oro es a menudo considerado como un refugio por muchos inversionistas que confían en que preservará su valor mejor que el papel moneda. Durante la crisis griega del año pasado, los inversionistas en busca de seguridad dispararon la demanda del oro y de bitcoins, dijeron operadores y las casas de cambio de la moneda electrónica.

“Me gusta [bitcoin] como una protección contra un colapso económico”, afirma Brian Estes, capitalista de riesgo de 48 años en St. Louis, Missouri. Tener la moneda digital, agregó, es como tener una “cobertura frente a los cajeros automáticos y los sistemas bancarios en caso de que éstos dejen de funcionar por un tiempo”.

No todo el mundo está convencido de que el futuro de bitcoin es brillante. La criptomoneda enfrenta obstáculos regulatorios en todo el mundo y ha sufrido grandes fluctuaciones de precios. Las fuerzas de seguridad dicen que la moneda ha sido utilizada en el ex mercado negro en línea conocido como la Ruta de la Seda y para comprar medicamentos ilegales.

Algunos son más optimistas sobre la tecnología que utiliza bitcoin que por el activo digital en sí. Peter Grosskopf, presidente ejecutivo de Sprott Inc., indicó que el sistema conocido como cadena de bloques—una estructura de datos que permite crear y compartir la contabilidad digital de las transacciones—que sustenta a las criptomonedas tiene el potencial de mejorar las transacciones del oro. Pero no advierte ningún valor tangible en el bitcoin.

“Vamos a invertir en la digitalización del oro, pero vamos a seguir con el oro”, advirtió Grosskopf.

En comparación con el del oro, el mercado bitcoin es muy pequeño. La cantidad de dinero en bitcoin se estima en US$6.900 millones según el proveedor de billeteras de bitcoin Blockchain, mientras que las operaciones corrientes en el mercado del oro oscilan entre US$150.000 millones y US$240.000 millones al día, según el Consejo Mundial del Oro. Las operaciones con fondos que cotizan en bolsa dedicados al oro rondan los US$80.000 millones.

Murray Stahl, presidente de inversiones de Horizon Kinetics, que gestiona US$6.000 millones en activos, dijo que a medida que Bitcoin se vuelve más establecido, contempla comprar más criptomonedas en lugar de oro. Horizon Kinetics posee acciones de Bitcoin Investment Trust, el primer vehículo de inversión en bitcoins que cotiza en bolsa. Stahl dijo que su exposición a bitcoin es de entre 0,5% y 1% en varias carteras, frente al 3% a 4% participación en los valores relacionados con el oro.

“No estoy dispuesto a renunciar por completo al oro”, aseveró. Sin embargo, “en los próximos 10 años, habrá una criptomoneda alternativa “.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s