La rentabilidad de los bonos corporativos se desploma por compras del BCE


bondLa rentabilidad de los bonos corporativos de la zona euro se desplomó a nuevos mínimos el miércoles, anunciando la llegada de un nuevo y enorme comprador: el Banco Central Europeo.

El banco central compró bonos de compañías de telecomunicaciones, de aseguradoras y de empresas de servicios públicos, lo que provocó la reducción de la rentabilidad de estos sectores. Las compras forman parte del nuevo programa multimillonario de adquisición de deuda corporativa del BCE que comenzó el miércoles en el marco de los esfuerzos que desde hace años está realizando la institución para acelerar la inflación y reducir los costos del crédito en toda la zona euro.

La simple anticipación del programa ya ha impulsado a los mercados crediticios europeos y ha generado una ola de nuevas emisiones desde que el plan se anunció en marzo. La rentabilidad media de los bonos denominados en euros emitidos por las grandes compañías cerró el martes en 0,88%, por debajo del 1,28% de marzo, lo que supone el nivel más bajo desde abril del año pasado, según Barclays.

A medida que el BCE vaya aumentando sus compras, los analistas creen que seguirá descendiendo la rentabilidad de la deuda de la zona euro con grado de inversión.

Pero el programa tiene sus riesgos: algunos inversionistas temen que el BCE acabe controlando tanta parte del mercado que pueda deteriorar la ya de por sí escasa liquidez del mercado, y algunos analistas advierten sobre posibles burbujas en los mercados de deuda.

Además, muchos analistas e inversionistas se sienten incómodos con la idea de que el banco central decida a qué compañías privadas asignar los fondos. Estas críticas han sido especialmente duras en Alemania, donde muchas voces contrarias han expresado su oposición a los estímulos no convencionales del BCE.

El economista jefe de Deutsche Bank, David Folkerts-Landau, criticó el miércoles el programa de estímulos del BCE y advirtió que sus políticas amenazan a todo el proyecto europeo.

Folkerts-Landau dijo a los periodistas en Fráncfort que la compra de bonos corporativos es un acto de desesperación y que el banco central está intentando desempeñar un papel de banco comercial al prestar al sector empresarial, lo que a su juicio llevará a una mala asignación de fondos y destruirá la confianza empresarial en los responsables de la política monetaria.

El BCE todavía no ha dicho cuánta deuda corporativa tiene previsto adquirir, pero la mayoría de analistas prevén que tratará de comprar entre 5.000 millones de euros y 10.000 millones de euros al mes, en un mercado cuyo valor podría ascender a unos 600.000 millones de euros. El banco central comprará bonos con grado de inversión de compañías que tengan su sede en la zona euro y que no sean bancos, con un vencimiento de más de seis meses y hasta 30 años. Además, comprará hasta 70% de cada emisión de deuda.

El BCE ya ha comprado deuda principalmente estatal por valor de más de 1 billón de euros en el marco de su programa de expansión cuantitativa lanzado hace 15 meses. Pero ahora será la primera vez que la institución con sede en Fráncfort se decida a entrar en el mercado de deuda corporativa, una decisión que busca dinamizar la economía reduciendo los costos crediticios de las empresas.

Las autoridades del banco han dicho en los últimos días que tienen muchas esperanzas puestas en este nuevo programa de estímulos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s