El bono alemán se consolida como refugio de la inversión europea


Germany-mapLos rendimientos de la deuda alemana a 10 años cayeron el martes debajo de cero por primera vez en su historia, en una potente señal de la aguda inestabilidad económica y política de Europa.

Los rendimientos de los bonos soberanos europeos llevan un año cuesta abajo, arrastrados por una agresiva compra de deuda por parte del Banco Central Europeo, tasas de interés de corto plazo negativas y escepticismo frente a una recuperación económica que no consigue tomar carrera.

Sin embargo, el catalizador del hundimiento dentro del territorio negativo parece haber sido la creciente percepción por parte de los inversionistas de que Gran Bretaña puede llegar a salir de la Unión Europea.

“El hecho de que el brexit sea ahora percibido como una posibilidad es un cambio de juego total y es muy difícil estimar su impacto macroeconómico”, dijo Franck Dixmier, jefe global de renta fija de Allianz Global Investors.

La campaña para el referendo del 23 de este mes en Gran Bretaña ha estado en el trasfondo de la mayoría de los mercados financieros durante el último mes. El zumbido ha pasado ahora al primer plano, y se ha propagado por el continente. El comportamiento de los precios en el mercado europeo de bonos el martes hizo en cierto modo eco de los patrones vistos durante la crisis de deuda de la zona euro entre 2011 y 2012, cuando los inversionistas también contemplaban una posible ruptura de la UE.

Imagen bundEl bono alemán a 10 años, también conocido como bund, cerró el jueves con una tasa de -0,008. Con ese interés, los inversionistas ahora pagan al gobierno alemán 8 centavos por cada 1.000 euros por cada año que guarde su dinero. Otros países con bonos percibidos como seguros —Estados Unidos, Japón e incluso el Reino Unido— también pueden estar expuestos a una caída de sus rendimientos, que se mueven en dirección opuesta a los precios.

Entretanto, los rendimientos de los bonos soberanos de Italia, Portugal y España subieron, para llevar la brecha frente al bund a su mayor nivel desde febrero.

“Esto es el microcosmos que podríamos tener si el Reino Unido votara a favor de dejar la UE. Los bonos soberanos seguros deberían ser más fuertes, pero habría una liquidación de las acciones y la deuda soberana de la periferia europea”, dijo Darren Ruane, jefe de renta fija de Investec Wealth & Investment. “En algunos de los países periféricos, los partidos radicales pueden pasar a primer plano y tiene sentido que los rendimientos positivos de los bonos hayan subido”.

Las acciones en Europa continuaron de capa caída el martes. El índice británico FTSE 100 cerró con una baja de 2%, el francés CAC-40 con 2,3%, y los mercados de España e Italia perdieron 2,1%. Las acciones de los bancos de la zona euro cayeron en promedio 2,6%.

La caída de los rendimientos de los bonos puede no haber terminado. Con los riesgos políticos en ascenso en distintas partes del globo, los inversionistas ven espacio para que la renta de los valores que funcionan como refugio caiga aún más, especialmente si los británicos votan a favor de salir y los bancos centrales acentúan las políticas de estímulos.

El triunfo de los partidarios de la salida de la UE en Gran Bretaña podrían envalentonar a los movimientos anti UE en otros lugares.

“Hay un creciente populismo en Europa en general, y el referendo británico podría abrir una puerta. Un tabú se ha roto, sea cual sea el resultado de la votación, y podría haber referendos en otros países europeos. Los mercados y los inversionistas tendrán que vivir con eso “, dijo Dixmier.

Aun así, los efectos son difíciles de predecir. Los inversionistas pueden optar por vender la deuda de países más pequeños o más frágiles. “Las preocupaciones del mercado probablemente serán determinadas más por los derrames de los riesgos políticos”, dijo Jan von Gerich, analista de Nordea con sede en Estocolmo. “En este sentido, especialmente los bonos holandeses, italianos y franceses parecen vulnerables”.

Para los inversionistas, el deslizamiento del bund por debajo de cero pone de relieve un mundo donde los rendimientos de las inversiones pueden ser cada vez más bajos. El bund a 10 años se suma a unos US$10 billones en deuda pública global con rendimientos negativos.

La rentabilidad de la deuda británica a 10 años cerró a 1,145% el martes, un mínimo histórico, y el rendimiento del bono de referencia a 10 años del gobierno japonés se adentró aún más en territorio negativo, por debajo de -0,16%.

Los inversionistas creen que los rendimientos de la deuda a largo plazo de países como Bélgica, Holanda y Austria podrían ser los próximos en ubicarse por debajo de cero. “Es psicológicamente muy diferente”, dijo Paul Flood, un gestor multiactivos de Newton Investment Management. Pero incluso con deuda gubernamental que ofrece rendimientos negativos, otros activos podrían ofrecer rendimientos más bajos, observó.

Los mercados de valores europeos y de la mayor parte de Asia están a la baja este año, mientras que los rendimientos de los bonos corporativos con grado de inversión también se han deprimido. El gigante de bienes de consumo anglo-holandés Unilever tiene un bono con vencimiento en 2020, que ahora rinde alrededor de -0,02%.

El bund a 10 años se une a otro bloque de deuda del gobierno alemán que actualmente ofrece rendimiento de cero o negativo. La semana pasada, el banco germano Commerzbank AG estimó que casi dos tercios de la deuda soberana de ese país tiene rendimientos por debajo de -0,4%.

La actual popularidad de los bund como refugio seguro se remonta a la década de los 70, cuando el banco central alemán ganó prestigio por evitar la alta inflación que afectaba a otras economías avanzadas.

Alemania es uno de los pocos países con calificación triple A de las principales agencias calificadoras, y su déficit fiscal anual está limitado constitucionalmente a 0,35% del Producto Interno Bruto. También es el mayor de los países con esa calificación, lo que significa que posee una cantidad de deuda relativamente grande que hace que sea más fácil para los inversionistas comprar y vender esos bonos, lo cual aumenta su atractivo.

En una época en que los rendimientos de la deuda pública han ido cayendo en picada dentro de territorios casi inexplorados, los analistas venían apostando a que el bund a 10 años podía caer por debajo de cero.

Ello casi sucedió a principios de 2015 en lo que se conoció como la “rabieta bund”, pero los rendimientos volvieron a subir de casi cero al 1% en menos de dos meses cuando una racha vendedora de deuda hizo saltar los rendimientos. Estos, sin embargo, volvieron a caer muy pronto.

Algunos analistas creen que los rendimientos del bund podrían seguir bajando.

“Si hay más incertidumbre relacionada con el brexit, no hay razón para que el rendimiento [del bund] a 10 años no pueda caer más”, dijo Joerg Kraemer, economista jefe de Commerzbank AG.

No obstante, el frenesí comprador que ha empujado el rendimiento de tanta deuda a territorio negativo ha elevado también las alarmas sobre las potenciales pérdidas que se producirían en caso de que aumenten las tasas de interés. Esto es particularmente cierto cuando deuda a más largo plazo, como el bund a 10 años, se mueve por debajo de cero.

Mientras más largo sea el vencimiento de un bono, más pronunciadamente cae su precio en respuesta a un aumento de las tasas. Y con rendimientos tan bajos, los compradores no estarían recibiendo suficientes ingresos como para compensar ese riesgo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s