La falta de fusiones bancarias crea dificultades para la UE


bancosEl esfuerzo para crear un sistema bancario más unido en Europa está encontrando un duro obstáculo en la falta de fusiones entre entidades.

En Europa, tan solo se han materializado 15 acuerdos de fusión o de adquisición de participaciones en bancos este año, según los datos de Dealogic, lo que representa su nivel más bajo en cinco años. La incertidumbre sobre la futura regulación bancaria, la cautela de los reguladores a la hora de acordar fusiones entre bancos débiles y las dudas sobre el futuro político de la zona euro están desacelerando los acuerdos, según fuentes del sector.

Para las autoridades europeas, esto es un problema. El bloque necesita mayor consolidación para crear bancos más rentables que puedan hacer fluir el capital fuera de las fronteras europeas, donde más se demanda el crédito, según estas fuentes. Además, las fusiones son una forma rápida de absorber bancos con problemas en países “sobrebancarizados” como Italia.

“El desarrollo de bancos paneuropeos, junto con bancos locales sólidos que sirven a los mercados locales, debe formar parte del marco financiero de la unión monetaria”, dijo recientemente el economista jefe del Banco Central Europeo, Peter Praet.

Sin embargo, los bancos europeos no están cooperando en este proceso. UniCredit SpA, el mayor banco de Italia, anunció recientemente la venta de una parte de su negocio en Polonia, reduciendo las posibilidades de comprar un rival local. El año pasado, Banco Santander S.A. amplió su presencia en Portugal comprando una pequeña entidad local, pero sus directivos descartan entrar en mercados en los que no tiene operaciones. Y las negociaciones para fusionar los alemanes Deutsche Bank AG y Commerzbank AG se interrumpieron este verano.

Las autoridades están intentando crear un mercado bancario en la zona euro con una única regulación y un gran acuerdo transfronterizo justificaría sus esfuerzos. “Obviamente, no es decisión nuestra. Sin embargo, debemos crear las condiciones para ello”, dijo el gobernador del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau, hace algunas semanas. Hasta el momento, el BCE ha llevado a cabo varios exámenes de los balances de la banca para convencer a los inversionistas y a los banqueros de la salud del sector.

Pero los directivos aún no están convencidos. Un mayor progreso requiere la transferencia de la supervisión de los bancos del bloque de las autoridades nacionales a un organismo comunitario, dijo a finales de octubre el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez.

Por ejemplo, de momento no se ha establecido un sistema de protección de depósitos único para la zona euro. Los reguladores han exigido a los bancos de mayor tamaño más capital en función del riesgo que supongan para el sistema financiero. “Eso también podría ser desalentador” para las fusiones entre grandes grupos, reconoció Álvarez.

Los bancos también afrontan incertidumbre a la hora de calcular el riesgo de sus activos. La nueva normativa fijada por el Comité de Basilea, que se completará en enero, podría obligar a la banca europea a aumentar sus colchones de capital en millones de euros, según los analistas.

Con todo, los acuerdos nacionales podrían aumentar el próximo año porque los bancos ya están seducidos por la consolidación, afirma Isabelle Jenkins, socia de PricewaterhouseCoopers LLP. “Varios jugadores no son económicamente viables y se encuentran en una situación de ‘comprar o ser comprados’”, añade. En la zona euro hay más de 5.000 bancos en la actualidad. Aunque los sectores de España y Grecia ya han hecho esfuerzos de consolidación en los últimos años, sigue habiendo un exceso de entidades en Alemania e Italia.

La baja rentabilidad ha sido una barrera para las fusiones transfronterizas, en particular entre la banca minorista. Por un lado, es difícil conseguir ahorros de costos —mediante el cierre de sucursales o fusionando operaciones— al entrar en nuevos mercados. Por otro, las bajas valoraciones están ahuyentando a los compradores.

Como en todo, también hay excepciones en estas operaciones. En 2015, el español Banco de Sabadell S.A. compró el británico TSB con la premisa de establecer y operar plataformas tecnológicas más eficientes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s