Un dólar fuerte impulsa a EE.UU. pero preocupa al resto de las economías


dolarEn Wall Street, el auge del dólar ha sido una de las señales más visibles del creciente optimismo de los inversionistas respecto de la economía estadounidense. Para muchos otros países, sin embargo, representa un problema.

La mayoría de los analistas prevé que la moneda estadounidense se fortalezca en 2017, extendiendo una racha que ha impulsado el valor de la divisa en más de un tercio desde la rebaja de la calificación de crédito de Estados Unidos en 2011.

Tal expectativa se debe principalmente a que el fortalecimiento de la economía estadounidense probablemente permita a la Reserva Federal realizar múltiples subidas de tasas en 2017. Las tasas más altas aumentan el atractivo de los activos denominados en dólares, atrayendo dinero a EE.UU.

“En estos momentos hay una cantidad increíble de presión para vender casi todo tipo de divisas y comprar dólares”, dice Christopher Stanton, director de inversiones de Sunrise Capital LP, la cual administra US$700 millones.

Recientemente, Stanton apostó a que la moneda estadounidense se apreciará en los próximos meses frente al dólar australiano, el yen y el euro.

Un dólar más fuerte aumenta el poder adquisitivo de los consumidores y las empresas estadounidenses al abaratar las importaciones y reducir los costos de viajar al extranjero. Al mismo tiempo, perjudica a los exportadores estadounidenses al hacer que sus productos sean menos competitivos en el exterior, disminuyendo sus ganancias y, posiblemente, ejerciendo una presión negativa sobre los precios de las acciones.

En el caso de los mercados emergentes, la fortaleza sostenida del dólar podría socavar los precios del petróleo y otras materias primas denominadas en dólares y ejercer presión sobre sus exportadores. Igualmente, las empresas y los gobiernos de mercados emergentes que han asumido grandes deudas en la moneda estadounidense tendrán más dificultades para pagarlas.

En China, el aumento del dólar está exacerbando la fuga de capital y restringiendo la liquidez, sacudiendo mercados que habían disfrutado de un período de relativa estabilidad durante la mayor parte de 2016. Los mercados de bonos chinos se desplomaron tras la reunión de la Fed de diciembre, en la que el banco central decidió subir las tasas y apuntó a varios aumentos adicionales en 2007. Los reguladores chinos inyectaron dinero para calmar una posible restricción crediticia y las acciones cayeron.

En los primeros tres trimestres de 2016, el banco central chino tuvo que gastar US$300.000 millones de sus reservas, más que en todo 2015, para tratar de frenar la caída del yuan frente al dólar. La divisa china acumula una caída de 4,3% ante al dólar desde octubre, tocando un mínimo histórico. Otras monedas de los mercados emergentes han sido mucho más golpeadas: la lira turca, por ejemplo, perdió cerca de 15% en los últimos tres meses de 2016.

Las expectativas de un paquete de estímulo fiscal una vez que asuma el presidente electo Donald Trump “han revitalizado completamente al dólar”, dice Alan Ruskin, jefe de estrategia de divisas del Grupo de los 10 en Deutsche Bank. “Este es un gran cambio en la dinámica de las políticas”.

El Índice del Dólar de The Wall Street Journal, que evalúa el desempeño de la divisa norteamericana frente a una canasta de 16 monedas, subió 3,1% en 2016, gracias al repunte de finales de año frente al euro, el yen y las monedas de los mercados emergentes.

Aproximadamente 60% de los clientes encuestados por Citigroup creen que durante el año que acaba de comenzar el dólar será “moderadamente” o “marcadamente” más alto que las divisas de los mercados desarrollados y emergentes.

Algunos temen que las propuestas de Trump sobre el gasto en infraestructura y los recortes de impuestos no se concreten. Asimismo, las expansiones fiscales anteriores han tenido efectos desiguales sobre el dólar.

El Índice del Dólar de ICE subió más de 80% entre 1981 y 1985, impulsado por una combinación de estímulos fiscales implementados por el entonces presidente Ronald Reagan y una serie de aumentos de tasas realizados en los primeros años de la década por la Fed.

En la década de 2000, sin embargo, los recortes de impuestos decretados por el presidente George W. Bush no lograron impulsar el dólar, ya que fueron acompañados por una Fed menos enérgica y por mercados de renta variable inciertos, según un informe de Deutsche Bank.

Los inversionistas esperan que la Fed vigile de cerca el auge de la moneda y suba las tasas a un ritmo más moderado si el auge del dólar comienza a afectar a la economía estadounidense.

Thanos Bardas, gestor de portafolio de la firma de valores Neuberger Berman que supervisa US$255.000 millones, dice que en diciembre hizo una toma de ganancias sobre apuestas de que el dólar subirá frente al yen, desconfiado de que la moneda estadounidense haya subido demasiado rápido en un breve período.

“Los mercados tienen una perspectiva extremadamente optimista”, advierte. “La transacción inteligente es confiar, pero verificar”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s