Los obstáculos en el camino del mercado de bonos


bondLas líneas de batalla se están delineando para el mercado de bonos en 2017.

La venta generalizada que dominó la segunda mitad de 2016 tomó un respiro en los últimos días del año. El bono del Tesoro a 10 años retrocedió por debajo de 2,5%, mientras que en Europa el movimiento fue aún más marcado con los rendimientos del bono alemán a 10 años regresando a menos de 0,2%, lo cual amplió la brecha entre EE.UU. y Alemania a más de 2,3 puntos porcentuales.

Sin embargo, la presión sobre los bonos se reanudó apenas comenzó 2017, con los rendimientos elevándose de nuevo. El reto para los inversionistas es sopesar el aparente impulso que la economía global está ganando contra los vientos en contra estructurales y los riesgos políticos que aún persisten.

Para los bonos del Tesoro, buena parte de su desempeño dependerá de si la aparente aceptación del mercado de las condiciones reflacionarias generadas por la elección de Donald Trump resulta ser justificada. En particular, eso podría generar temores de una política monetaria más restrictiva.

Europa presenta un reto particular para los inversionistas dados los bajos niveles de rendimientos. La inflación está mostrando señales de vida. La inflación de la eurozona en diciembre subió a 1,1%, frente a un 0,6% en noviembre, impulsada por un una marcada oscilación en las presiones de los precios de la energía, según informó Eurostat. Esta fue la primera lectura por encima de 1% desde finales de 2013. La inflación energética, en 2,5%, alcanzó su nivel más alto desde principios de 2013.

El índice compuesto de gerentes de compra de la eurozona alcanzó su nivel más alto en más de cinco años en diciembre, a 54,4, según cálculos de IHS Markit. Particularmente, los negocios reportaron crecientes costos en ambos lados de la cadena de suministro, con el euro débil y precios más altos del combustible contribuyendo a las presiones.

Hasta el momento, esto no representa una buena noticia para los bonos. Pero la inflación subyacente en la eurozona, la cual excluye los alimentos, alcohol, energía y tabaco, se encontraba en 0,9%, exactamente donde se encontraba hace un año. El efecto de los precios de la energía sobre la inflación general podría desvanecerse, ya que refleja un marcado, pero relativamente corto descenso de los precios hace un año. Europa aún está lidiando con problemas políticos y económicos, los cual es un argumento para que los bonos se continúen beneficiando de la aversión al riesgo. El Banco Central Europeo continuará con sus compras de bonos y no tiene pensado siquiera debatir una salida de su programa de relajación cuantitativa en el futuro cercano.

El riesgo político en las elecciones en Francia y Alemania probablemente sacudirá a los mercados, pero de momento, la historia del impulso económico parece llevar ventaja. Mientras que la perspectiva de crecimiento de EE.UU. se refleja en rendimientos más altos para los bonos del Tesoro, muchos creen que el crecimiento europeo no se acelerará, lo que significa que el riesgo está en que los inversionistas sean demasiado complacientes.

Los bajos rendimientos de los bonos a largo plazo, como el bund alemán en 0,26%, presentan la perspectiva de bajos retornos, mientras que los valores han tenido un buen inicio de año. La venta generalizada de bonos podría continuar por un buen rato.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s