Los mercados emergentes reciben a Trump con una venta apresurada de deuda


emergin marketsLos gobiernos de las economías emergentes están vendiendo deuda a un ritmo récord este mes, preocupados por las perspectivas de un aumento de tasas de interés en Estados Unidos y la posibilidad de que las políticas del presidente Donald Trump lleven incertidumbre al mundo en desarrollo.

En lo que va de enero, los gobiernos de esas economías han vendido US$26.400 millones en deuda, amenazando con superar el récord de US$28.600 millones emitido durante el primer mes de 2014, cuando las bajas tasas de interés de EE.UU. alentaron la compra de activos más riesgosos en el mundo en desarrollo, según datos de Dealogic y Nomura.

La mayor parte de esta deuda fue vendida en dólares, aumentando la base de inversionistas al ofrecer más bonos líquidos que aquellos vendidos en divisas locales. Sin embargo, la deuda denominada en dólares también presenta riesgos si la divisa estadounidense continúa subiendo. Eso aumenta los costos de endeudamiento de los gobiernos.

Argentina ha sido el país que más bonos ha emitido este año. Apenas un día antes de la posesión de Trump, el país sudamericano colocó US$7.000 millones en deuda. Funcionarios de hacienda aseguran que la venta y un préstamo bancario de US$6.000 millones pactado una semana antes ayudó al país a obtener dos tercios de la deuda fresca que necesita para financiarse este año.

“Nadie sabe lo que va a suceder” con las tasas de interés de EE.UU. con Trump como presidente, dijo Luis Caputo, ministro de Finanzas de Argentina. “Tendremos que reducir el nivel de incertidumbre que existe ahora. La decisión correcta es minimizar los riesgos de financiación”.

Israel, Eslovenia, Corea del Sur, Ecuador, Turquía, Colombia y Honduras también vendieron bonos en enero. En los dos días previos a la toma de posesión de Trump, cinco países emitieron bonos de más de US$1.000 millones cada uno, según Dealogic.

Esos países se han apresurado a vender deuda por temor a que Trump implemente políticas comerciales proteccionistas que impulsen la inflación en EE.UU. y obliguen a la Reserva Federal a elevar las tasas de interés más rápido de lo que esperaban, dijo Kathryn Rooney Vera, directora de investigación y estrategia de Bulltick en Miami. Wall Street puede haberle dado un empujón a la tendencia. “Mi recomendación fue salir más temprano que tarde”, dijo Katia Bouazza, líder de banca global de HSBC para América Latina.

En su mayoría, los gobiernos tenían tanto afán que vendieron bonos sin el tradicional período de promoción, que suele implicar varios días de reuniones con gestores de fondos para explicar por qué sus bonos son una buena inversión.

En cambio, estos gobiernos recurrieron a inversionistas que ya están familiarizados con sus países para hacer una venta rápida, dijo Gulen Tuncer, director de investigación de inversión en bonos corporativos y de mercados emergentes de Conning Asset Management.

Con tantos grandes acuerdos de bonos en el mercado casi al mismo tiempo, los compradores han logrado rendimientos que pagan una prima sobre la deuda existente de un país, dicen los inversionistas.

Brett Diment, director de deuda soberana y de mercados emergentes de Aberdeen Asset Management, dijo que compró deuda de Argentina. Le atraían sus bonos a cinco años con un rendimiento de 5,625%, comparado con el rendimiento de 5,3% del actual bono de referencia a cinco años del país.

El interés de los inversionistas en la deuda de mercados emergentes este mes, que acumula tres semanas seguidas donde los ingresos superan las salidas de capital en los fondos de deuda de mercados emergentes, según EPFR Global, representa un giro respecto a finales del año pasado. Hasta octubre, los inversionistas globales eran compradores netos de deuda de mercados emergentes, atraídos por los altos rendimientos cuando las tasas de interés estaban cerca de los niveles más bajos de la historia en el mundo desarrollado.

Pero estos flujos se revirtieron en el último trimestre, terminando el año con US$33.800 millones en salidas de fondos, a medida que los inversionistas comenzaron a anticipar tasas de interés más altas en EE.UU. El auge del dólar a final del año también hizo que fuera más costoso para los países en desarrollo pagar su deuda en la moneda de EE.UU.

Algunos emisores corporativos en los mercados emergentes también salieron al mercado, incluyendo a Petróleo Brasileiro S.A., mejor conocida como Petrobras, empresa que vendió US$4.000 millones en bonos el 9 de enero. El presidente ejecutivo Pedro Parente les dijo a reporteros que con “gran incertidumbre en el mercado con el nuevo presidente de EE.UU.”, quería vender los bonos antes de la posesión de Trump.

Sean Newman, gestor de portafolio de Invesco, dijo que su equipo trató de enfocarse en analizar una serie de acuerdos durante los dos frenéticos días previos a la posesión. “Un día teníamos a Colombia, República Dominicana, Turquía y nos preparábamos para la transacción de Argentina”, dijo. “Fue agitado”.

No todos los países que buscaban vender deuda lo lograron antes de que Trump asumiera. Egipto cerró el miércoles la venta de US$4.000 millones en bonos soberanos que había comenzado a promocionar poco después de la asunción de Trump.“El resto del mercado decidió lanzarse al agua pensando que es ahora o nunca”, dijo Newman.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s