Santander, BBVA y Citi mantienen sus apuestas por el mercado mexicano


banderademexicoLos grandes bancos estadounidenses y europeos con intereses sustanciales en México mantendrán firmes sus planes para expandir sus inversiones en ese país, en momentos en que se aviva la retórica de una guerra comercial con Estados Unidos.

Citigroup Inc., Banco Santander S.A. y Banco Bilbao Vizcaya Argentaria S.A. dicen que confían en sus negocios en México, donde controlan los tres principales bancos del país. Los ejecutivos también han dicho en días recientes que aunque una guerra comercial podría golpear a la economía mexicana, una debilidad aún mayor del peso haría que el país sea aún más competitivo globalmente.

“México tiene muchas ventajas y esas ventajas como economía continuarán, sin importar los que suceda con el comercio con EE.UU.”, dijo el jueves John Gerspach, director financiero de Citigroup durante una conferencia telefónica con inversionistas en deuda. “Un peso debilitado les volvería a dar una ventaja competitiva”.

Citigroup posee Citibanamex, uno de los mayores bancos de México, y un mes antes de la elección estadounidense reveló que planeaba invertir US$1.000 millones en el país a lo largo de cuatro años para mejorar y renovar sus operaciones. “Estamos a buen ritmo para mantener eso en marcha”, dijo Gerspach sobre Citibanamex, que en el cuarto trimestre generó 15% de los ingresos del segmento de consumidores de Citigroup.

El miércoles, después de presentar los resultados del cuarto trimestre, la presidenta ejecutiva de la junta de Santander, Ana Botín, dijo que el banco planea continuar con una inversión de 15.000 millones de pesos (US$717 millones) que anunció en diciembre para modernizar sus sucursales, cajeros automáticos y tecnología de la información en los próximos tres años. Santander es propietario de otro de los grandes bancos de México y genera cerca de un décimo de sus ganancias netas en ese país.

“Esperamos continuar con un buen desempeño en México pese a un ambiente más desafiante”, dijo Botín.

BBVA, que es dueño del mayor banco de México, BBVA Bancomer S.A., tiene más en juego, ya que casi la mitad de sus ingresos netos se generan en el país.

“A corto plazo, México tendrá que lidiar con grandes retos, pero superará la situación actual”, dijo a The Wall Street Journal en una declaración escrita Francisco González, presidente de la junta de BBVA. “Gradualmente, las políticas [entre México y EE.UU.] deberían evolucionar en la dirección correcta”, agregó.

Los inversionistas, sin embargo, están mostrando algo de preocupación, aunque no venden indiscriminadamente. Las acciones de Citigroup han tenido un mejor desempeño que el índice de referencia S&P 500 desde las elecciones estadounidenses, pero se han rezagado frente al índice bancario KBW Nasdaq Banks por cerca de 10 puntos porcentuales.

Las acciones de BBVA han perdido cerca de 2% desde las elecciones, frente a una ganancia de casi 18% para el índice bancario Euro Stoxx Banks. Entre tanto, las acciones de Santander han superado el índice, para subir cerca de 21% desde el 8 de noviembre.

El cruce de palabras entre el presidente Donald Trump y México ha golpeado al peso, que ha perdido cerca de 14% de su valor frente al dólar desde la elección y eleva las perspectivas de una desaceleración económica o incluso una recesión.

Dado que las operaciones de los tres bancos extranjeros se concentran en la banca minorista y comercial, las ganancias en México están ligadas a la demanda doméstica de hipotecas y préstamos al consumidor y empresas. Y aunque un peso más débil podría incrementar la competitividad, presenta un obstáculo a corto plazo para los bancos.

Las ganancias del cuarto trimestre del negocio mexicano de Santander subieron 14% frente al mismo lapso del año anterior en pesos. Pero para propósitos del banco como una unidad, cayeron 2,3% cuando esa cifra se pasa a euros. BBVA presentará sus resultados del cuarto trimestre el miércoles.

Ejecutivos de Santander y BBVA señalan que la confianza en su capacidad para manejar la incertidumbre en México se deriva en parte de su experiencia gestionando negocios en otros mercados emergentes. Santander tiene uno de los principales bancos de Brasil y BBVA uno en Turquía.

Citigroup también tiene una larga historia en los mercados emergentes. Durante la conferencia telefónica de ganancias del banco a principios de este mes, el presidente ejecutivo, Michael Corbat, indicó que Citigroup ha servido a clientes en todo el mundo “durante guerras, guerras comerciales, depresiones, recesiones”.

Sin embargo, México podría convertirse en una fuerza disruptiva para Citigroup si, por ejemplo, Trump optara por abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Algunos inversionistas y analistas han pedido en el pasado que el banco venda sus operaciones en México, que fueron sacudidas por un escándalo de préstamos perdidos en 2014. Acabar con el Nafta o una recesión severa en México podrían reavivar ese debate.

Por ahora, el banco no cambia de curso. Al preguntársele durante la conferencia telefónica si el banco evaluaría vender su negocio en México, Gerspach respondió: “No. Eso ni siquiera está en consideración”. Los miembros de la junta de Citigroup sólo gastaron unos pocos minutos discutiendo México en una reciente reunión de la junta, según fuentes al tanto.

La forma en que evolucione la disputa comercial entre México y EE.UU., especialmente en lo que concierne a la economía del país y las remesas a la gente que vive allí, serán importantes para la Citigroup y sus perspectivas de crecimiento.

Cerca de 24% de los préstamos corporativos de Citibanamex son para compañías en estados mexicanos a lo largo de la frontera con EE.UU., que presuntamente serán las más golpeadas por una política comercial más restrictiva, según cálculos de economistas de Goldman Sachs en base a datos de los reguladores bancarios de México. México representa, en promedio, 10% de los ingresos por operaciones continuas de Citigroup, más que cualquier mercado excepto EE.UU.

Citibanamex también administra más de 27 millones de cuentas de consumidores, cerca de la mitad del total del banco y más de dos veces y media el número de cuentas en EE.UU.

Claro, las relaciones entre EE.UU. y México podrían mejorar. Y algunos banqueros incluso piensan que la situación actual podría generar oportunidades si el Nafta es revisado o renegociado. Jorge Mariscal, director de inversiones en mercados emergentes de UBS Wealth Management, dijo que hay una serie de problemas bancarios que el Nafta no resuelve, pero que han sido un inconveniente por años.

Por ejemplo, el nuevo tratado podría permitir que garantías mexicanas sean usadas para préstamos en dólares o hacer que sea más sencillo que los bancos tengan licencias bancarias transfronterizas, dijo.

“La retórica es muy preocupante”, reconoció Mariscal. “No está claro si hay un camino constructivo a futuro. Pero si lo hay, habrá tanto riesgo como oportunidad”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s