EL MERCADO ESTA SEMANA


El mes de abril terminó con una descompresión de riesgo, no sólo por los resultados electorales franceses, sino también por los muy buenos datos trimestrales que siguen registrando las empresas del S&P 500 seguido por el bosquejo tributario que presentará el Presidente Trump al Congreso durante la segunda mitad del año para terminar con varios bancos centrales manteniendo políticas ultra expansivas y otros adoptando políticas pro cíclicas como fueron los de Colombia, Rusia y Suecia. Todo ello a pesar de que la economía estadounidense sólo creció del orden de 0.7% durante el primer trimestre del año registrando una magna desaceleración en la demanda interna que sólo se expandió del orden de 0.3% siendo el principal motor la inversión liderada por el sector inmobiliario. Es así que los índices accionarios estadounidenses rentaron en promedio 1.9% en la semana dejando a los índices nuevamente a pasos de sus máximos históricos y permitiendo retornos en el año de 6% para el Dow, el S&P 500 acumulando un alza de 6.5% y el Nasdaq superando toda expectativa en 12.3%. La tasa soberana a 10 años cerró 4 puntos base al alza en 2.28% mientras que el dólar se depreció a nivel mundial moviéndose casi 2% en relación al euro y yen dejando la paridad euro – dólar en €1.09 y la relación dólar –yen en ¥111.4. Ello, en parte, porque tanto el Banco Central Europeo (BCE) como el Banco Central de Japón decidieron mantener sus tasas intactas argumentando, ambos, verbalmente, que los programas de liquidez debían extenderse todo lo necesario para re inflar sus economías. Aun cuando la inflación en la Euro Zona trepó hacia 1.9% la de Japón cedió hacia 0.3%.

Por el lado empresarial la mayoría de los resultados superaron toda expectativa haciendo que la tasa de crecimiento, que la semana anterior se encontraba del 9%, se venga expandiendo del orden de 12.5%. Sin duda alguna que los muy buenos resultados del sector tecnología acompañados de mejores resultados del sector energético haya permitido un mejor sustento bursátil. Entre medio la semana terminó con los primeros 100 días de gobierno donde Trump, a través de su Secretario de la Tesorería, Steven Mnuchin, presentaron un extenso programa de recortes de impuesto siendo el principal el de rebajar de 35% hacia 15% los impuestos corporativos. Algo que para varios representantes del Congreso es simplemente inaceptable ya que ello deterioraría el déficit fiscal. A su vez, el Presidente anunció que dejaría fuera la construcción del muro para no deteriorar el déficit fiscal del país, y que se mantendría en el NAFTA siempre y cuando haya una renegociación de los acuerdos prescritos, algo que parecería que tanto Canadá como México están dispuestos a realizar. Finalmente, el Presidente norcoreano, Kim Jong-un volvió a tratar de enviar misiles a la península coreana durante las últimas horas aumentado con ello la tensión geopolítica con Estados Unidos. El Secretario de Estado, Rex Tillerson, frente a las Naciones Unidas, argumentó que el país no tolerará más agresiones de Kim Jong-un pudiendo entablar acciones bélicas en las siguientes semanas.

Esta primera semana de mayo, empezará con los datos oficiales de PMI/ISM de abril como parte del inicio del mes acompañados de los datos de ingreso y gasto personal. A media semana tendremos la decisión de política monetaria de la Reserva Federal (FED) donde no se espera cambio alguno para luego dar paso a los datos de empleo del mes de abril. Por ahora se estima que la economía habría generado 185 mil nuevos empleos y la tasa de desempleo se desajustaría hacia 4.6% desde 4.5%. Por ahora se estima que la inflación salarial se mantendrá girando en torno a 2.7%, algo que viene monitoreando de cerca la Reserva Federal (FED). Inmediatamente tras conocerse éstos datos el próximo 5 de mayo empezarán las intervenciones verbales por parte de seis miembros de la FED en pos de clarificar el comentario que publicará el instituto emisor tras su reunión donde seguramente inducirán a alguna mención del recorte del balance como instrumento monetario. Esto en particular tras que la mayoría de los datos publicados en días recientes ratifican que la economía va tomando tracción independiente del magro dato del PIB del primer trimestre de sólo 0.7%. En medio de lo anterior se conocerán las ventas automotrices del mes de abril (17.2 millones de unidades) y el otorgamiento de créditos de consumo del sistema financiero (US$15.5 mil millones).

En Europa se publicarán los datos de empleo del mes anterior para luego dar curso a la cifra de inflación al productor que viene expandiéndose del orden de 4.5% año a año. Por el lado emergente el foco estará puesto en el apretón de liquidez que se viene registrando en China conjuntamente con los datos de actividad PMI oficiales que se darán a conocer durante el fin de semana. A su vez, los datos de PMI de India tomarán precedencia para determinar si es que el dinamismo económico continúa tomando tracción. Finalmente, en el ámbito empresarial estarán reportando otro centenar de empresas incluyendo a Apple, Arcos Dorados, Clorox, Dunkin Brands, Facebook, Pfizer, Tesla y Time Warner entre muchas otras.

Partamos por Francia donde los dos contrincantespolíticos que se esperaban ganarían la primera ronda electoral, lo hicieron. En primer lugar salió Emmanuel Macron con 23.9% siguiendo una pauta más centrista seguido por Marine Le Pen con un discurso de extrema derecha con casi 21.4% de los votos. En tercer y cuarto lugar entraron los candidatos Fillon (19.9%) y Mélenchon (19.6%). Estos resultados permitieron una algarabía bursátil que se tradujo rápidamente en alzas de entorno a 2% en los principales mercados mundiales con la banca europea trepando casi 6% al alza. Este próximo 8 de mayo tendremos la segunda ronda donde se espera que Macron salga ganando con un gran apoyo delcentro derecha e izquierda.

El segundo factor de entusiasmo vino de los resultados publicados por empresas como Alphabet, Amazon, Caterpillar, McDonald’s y Microsoft y otras que entregaron cifras muy por encima de las expectativas de mercado. Por ahora, las ventas se vienen expandiendo del orden de 7.5% mientras que las utilidades lo vienen haciendo del orden de 12.5% en relación a igual trimestre del año anterior. Por ejemplo, los resultados reportados por Amazon y Alphabet le darán un impulso adicional al Nasdaq ya que ambas empresas registraron cifras por encima de las expectativas de mercado ambas trepando por encima de 8% en el mes de abril dejando sus precios cercanos a US$1,000 por acción, respectivamente. Por el lado más blando entraron los resultados de Intel y Microsft donde ambas empresas reportaron datos por debajo de las expectativas de mercado. Por su parte las ventas por metro cuadrado equivalente de Starbucks en Estados Unidos se esperaban en 5% y entraron en sólo 3% presionando a la baja al precio de su acción casi -2% en la semana. Esta semana el foco sin duda alguna estará puesto en Apple y Facebook para determinar si es que los resultados del sector tecnología tienen fundamento.

En el frente tributario se sabe que la tasa corporativa bajaría desde 35% hacia 15%, algo que claramente no será aprobado por el Congreso, pero podría ceder hasta 25%. Por su parte aquellos profesionales cuyo ingreso formal pasa a través de alguna empresa propia también estaría sujeto a dicha rebaja en vez de tener que pagar el complementario personal que se encuentra cercano a 40%. Sin embargo, el problema no estaría en rebajar los impuestos, sino que en cómo se compensaría este recorte de ingresos para no deteriorar nuevamente el déficit fiscal del país. Según análisis preliminares el déficit aumentaría en US$2 billones que no estarían compensados o recortados en gasto para mantener estable el déficit fiscal. El argumento que utilizará Mnuchin es que el análisis sugerido es estático y que los mayores crecimientos económicos futuros acompañados por una base más amplia de personas, sujetas al nuevo régimen tributario, compensarían los US$2 billones por ende quedando impertérritos en el mediano plazo.

Entre tanto, los bancos centrales de Europa (BCE) y Japón (BOJ) optaron por mantener sus programas de política monetaria intactos quedando a la espera ambos de que los datos de inflación los acompañen. Por el lado europeo efectivamente vimos una mejoría en el dato de inflación del mes de marzo donde ambas cifras, la general y subyacente, mostraron un repunte hacia el 2%. El dato oficial repuntó hacia 1.9% después de haber cedido hacia 1.5% el mes de marzo mientras que el dato subyacente también mejoró hacia 1.2% desde 0.7%. El Presidente del BCE, Mario Draghi, argumentó que aún era prematuro hablar de un recorte en el programa de liquidez simplemente porque la inflación seguía aún muy lejana de la meta. Sin embargo, vimos como la base monetaria se aceleró. Por su parte el BOJ tiene un problema estructural ya que todas las medidas de inflación del mes anterior se desajustaron. De hecho, el dato subyacente entró nuevamente en territorio negativo (-0.1%) por ende ratificando la compleja situación que tienen las autoridades monetarias ya que no hay un proceso de reflación formal en su economía. Ello a pesar de que el Presidente del BOJ, Haruhiko Kuroda, argumentó que la inflación subirá hacia 2% para marzo del año 2019. Entre medio en Japón se publicó una batería de datos macroeconómicos que incluyeron el gasto familiar (desde -3.8% hacia -1.8%), producción industrial (3.3% desde 4.8%), y ventas retail (2.1% desde 0.1%). Por su parte la tasa de desempleo se mantuvo estructuralmente baja en 2.8% por segundo mes consecutivo.

Por su parte el Banco Central de Colombia decidió bajar su tasa de instancia monetaria en 50 puntos base hacia 6.5% a medida que la inflación sigue cediendo hacia su rango meta de 3% (actualmente en 4.7%). Por su parte el Banco Central de Rusia decidió bajar su tasa en otros 50 puntos base hacia 9.25% a medida que la inflación sigue cediendo hacia 4.3% acercándose sigilosamente hacia su meta de 4%. Habiendo denotado aquello, ambos países dependen en parte de la evolución del precio del petróleo el cual cerró la semana en US$49.3 el barril siendo que en jornadas anteriores se extendió por debajo de US$49 el barril a medida que los productores estadounidenses siguen aumentando su producción.

Finalmente, la tasa Shibor overnight en China alcanzó 2.81%, su nivel más alto desde mediados del año 2015, tras que el Premier Xi Jinping diese a entender de que su gobierno se enfocará en estabilizar el sistema financiero, tema que ha sido recurrente en semanas recientes. En conclusión, aun cuando se ha registrado una descompresión del riesgo a nivel mundial, el techo de la banda técnica en Estados Unidos sigue ejerciendo fuerza quedando a la espera de la reunión de la FED esta semana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en calendario. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s