EL MERCADO ESTA SEMANA


Hacia el cierre de la semana, una vez que los principales índices accionarios estadounidenses nuevamente alcanzasen sus máximos históricos acompañados de resultados trimestrales mejores a los esperados y una depreciación del dólar a nivel mundial, vimos como el índice de iliquidez (TED Spread) cedió 12 puntos hacia 15 puntos base bajo la presunción de que los bancos centrales de Europa, Estados Unidos y Japón mantendrán sus programas proinflacionarios activos bajo el entendimiento que cualquier cambio en éstos será gradual y progresivo para evitar cualquier reacción inesperada en sus economías.

En ese escenario vimos como los tres principales índices accionarios estadounidenses marcaronn records a media semana, con el Dow trepando hasta 21.641 puntos, el S&P 500 en 2,474 puntos y el Nasdaq corriendo hacia 6.388 puntos, en un ambiente en el cual la volatilidad bursátil parecería haber encontrado un pivote en el piso de la banda, girando en torno a 9.5 puntos. A este punto los factores que parecería que están influyendo en este comportamiento bursátil encuentran sustento sobre: 1) Discursos más benignos acerca de los programas monetarios que estarán adoptando los principales bancos centrales de los países desarrollados durante el segundo semestre del año frente al proceso de desinflación mundial que se viene registrando; 2) Los resultados empresariales del segundo trimestre siguen entrando por encima de las expectativas de mercado; 3) El precio del petróleo no ha logrado desprenderse de una base de US$45.50 por barril; 4) Un exceso de liquidez a nivel empresarial históricamente alto y finalmente; 5) Un entorno político estadounidense convulsionado sin que los agentes de inversión le hayan puesto atención relevante.

Entrando a esta siguiente semana debemos tomar en consideración tres factores fundamentales relacionados al proceso de liquidez que se viene plasmando en los mercados, y que podrían tener impacto bursátil. El primer factor proviene de la reciente alza de tasas cortas de hasta tres meses en Estados Unidos dando indicios que hay un segmento de mercado que se encuentra levantando efectivo a medida que los índices accionarios siguen subiendo y la volatilidad bajando.  El segundo factor proviene de la liquidez empresarial tras que Moody’s publicó que el exceso de liquidez de las empresas no-financieras en Estados Unidos aumentó en 9.2% año a año cerrando en US$1.84 billones dándoles a las empresas la flexibilidad para aumentar dividendos o ejercer recompra de acciones. Finalmente, y menos relevante, es la decisión de los bancos centrales de aplicar una política gradual donde en el caso del Banco Central Europa (BCE) y de Japón (BOJ) por ahora no habrá ningún cambio sino hasta entrada la recta final del año.

Esta última semana de julio estará extremadamente agitada partiendo con la publicación de las lecturas preliminares de actividad manufacturera a nivel global. Estos datos serán analizados ya que vimos como algunas economías como India y Japón habían mostrado signos de una posible ralentización cerrando el segundo trimestre. Una vez conocidos estos datos en Estados Unidos se publicarán datos del sector inmobiliario incluyendo ventas de viviendas nuevas usadas conjuntamente con los índices de precios FHFA y Case & Shiller. Adicionalmente se conocerán los datos de confianza y sentimiento del consumidor pasando por la primera lectura del crecimiento del PIB del segundo trimestre estimado por ahora en 2.5% (desde 1.4%). Sin embargo, el foco estará puesto en la reunión de política monetaria de la Reserva Federal (FED) quien emitirá una decisión el próximo 26 de julio. El comunicado seguramente reflejará los comentarios presentados por su Presidenta, Janet Yellen, hace un par de semanas atrás frente al Congreso donde argumentó acerca de una política gradualista enfocada en que no se generen sobresaltos en la economía estadounidense. Puede que la FED opte por seguir clarificando el programa de recorte de activos que se estima partirá recién en el mes de septiembre, fecha en que Yellen públicamente hablará frente a los medios de prensa (20 de septiembre). Entre tanto la probabilidad de otra alza de tasas en el mes de diciembre sigue aún por debajo de 50% quedando a la espera de nuevos datos de actividad económica en los meses siguientes.

En Europa se publicará el dato de la base monetaria M3 mientras que en el Reino Unido se conocerá la primera lectura del PIB estimada por ahora en 1.7%. En Japón el próximo jueves por la noche se publicarán una batería de datos macroeconómicos incluyendo el desempleo, gasto familiar, inflación y ventas retail. El mercado estima que la inflación japonesa se mantendrá girando en torno a 0.4%, no obstante, puede que veamos otro desajuste inflacionario como nos mencionó el Presidente del Banco Central de Japón, Haruhiko Kuroda, tras su reunión de política monetaria. En el frente empresarial tendremos un diluvio de resultados donde el foco estará puesto en los resultados de las empresas tecnológicas que han estado encumbrando al mercado hacia alzas históricas. Entre el centenar de empresas que estarán reportando se encuentran: Alphabet, Akamai, Amazon, Boeing, Caterpillar, Chipotle Mexican Grill, Dupont, Facebook, Haliburton, MMM, Verizon y Whole Foods Market (ahora perteneciente a Amazon).

A este punto se podría argumentar que parte del rally bursátil estadounidense conjuntamente con la evolución de otros activos como el precio del petróleo se está viendo impactado en el margen por la depreciación del dólar a nivel mundial tras que la paridad euro – dólar se encumbrase hacia €1.1667 y la relación dólar – yen se fuese hacia ¥111.1. Sin duda alguna que los comentarios, tras la reunión de política monetaria, del Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en relación al dinamismo de la economía regional y la posible discusión acerca del recorte del programa de liquidez que vienen implementando, de €60 mil millones mensuales, será reevaluado en el otoño estimándose que el BCE podría anunciar cambios en su próxima reunión del 7 de septiembre.

Habiendo señalado  aquello, para aquellos que pudieron escuchar a Draghi en algunas de sus extensas respuestas, él una y otra vez argumentó que el proceso de desinflación era una latente preocupación para el instituto emisor conjuntamente con la reciente apreciación del euro. Bajo este escenario el mandatario reiteró que el BCE tendrá que ser persistente y paciente pudiendo inclusive postergar el programa de liquidez hasta finales del 2018. Sin embargo, parece que no logró convencer de manera suficiente a los agentes de mercado ya que la tasa a 10 años del Bund alemana se apretó solamente 3 puntos base hacia 0.5% bajo el entendimiento que el BCE se está quedando limitado por la cantidad de instrumentos a los que puede tener acceso en el mercado secundario como parte del programa de compras mensuales.

Por su parte el Banco Central de Japón (BOJ) mantuvo su política monetaria intacta con la tasa de instancia en -10 puntos base y el programa de liquidez prácticamente duplicando la base monetaria año a año. El instituto emisor anunció que la meta inflacionaria se alcanzaría recién el año 2019 nuevamente postergando el cumplimiento de esta ya por varios años consecutivos. El Presidente del BOJ, Haruhiko Kuroda, argumentó que ha sido estructuralmente difícil romper la “mentalidad inflacionaria” presente en la economía nipona. Es así que la inflación esperada pare este año, según el BOJ, es de 1.1% subiendo hacia 1.5% en el año 2018 para terminar el 2019 en 2.3%. Sin embargo, para que ello ocurra se tendrán que dar varias condiciones a la vez incluyendo un aumento salarial magistral, algo poco probable dado el mixto crecimiento de la economía.

Por el lado económico crecimiento del PIB del segundo trimestre en China fue de 6.9% manteniéndose por segundo trimestre económico en dicho nivel, la inversión en activos fijos se expandió 8.6% mientras que la producción industrial lo hizo en 7.6% (desde 6.5%) y las ventas retail lo hicieron en 11% (desde 10.7%). A ello hay que sumarle que el otorgamiento de nuevos créditos continuó expandiéndose del orden de 12.9% por segundo mes consecutivo mientras que los precios de los bienes inmuebles de las principales ciudades se desaceleraron marginalmente nuevamente hacia 10.2% (desde 10.4%). Por ahora con un dinamismo económico saludable y presiones inflacionarias mutadas con un banco central que tiene grados de libertad monetaria para reactivar la economía tanto el Presidente Xi Jinping como la del Premier Li Keqiang parecerían estar asegurados por su relección para mandatar al país en los siguientes cinco años. Sin embargo, esta generación de políticos, conocidos como “Princelings” ya que sus padres fueron líderes de la revolución china está teniendo que adoptar medidas leoninas para mantener el control de sus provincias mandando mensajes directos e indirectos de que el Partido Comunista sigue al mando del país aun cuando éste viene adoptando un capitalismo inherente que se ve en cada rincón del país.

En el frente empresarial en la semana el índice de tecnología del S&P continuó hacia su nivel más alto histórico superando aquel de 988.5 puntos alcanzados en marzo del año 2000 cerrando en 992.3 puntos bajo los fundamentos de que los resultados de dicho sector vienen por encima de las expectativas de mercado. Por ahora se estima que las ventas del segundo trimestre para las empresas del S&P 500 podrían estar creciendo del orden de 5% y las utilidades en torno a 7.2% permitiendo con ello el sustento de los índices accionarios. Sin embargo, aún faltará conocer los resultados de las empresas del sector retail que podrían mostrar otra realidad. Lo que debemos mencionar es que Goldman Sachs (GS) y Morgan Stanley (MS) adoptaron estrategias distintas en relación al comportamiento de mercado. A diferencia de sus principales competidores ambas empresas publican el VaR del trimestre demostrando con ello la predisposición a asumir mayor o menor riesgo durante el trimestre. GS fijó un VaR de sólo US$51 millones diarios (desde US$64 millones) marcando su nivel más bajo desde principios del año 2010. Mientras que MS incrementó la exposición de su cartera propietaria durante el segundo trimestre del año pasando el VaR hacia US$51 millones diarios desde US$44 millones el primer trimestre del año.

Independiente de los niveles de inventario y producción de petróleo a nivel mundial lo que sí sabemos es que el precio del petróleo no ha logrado desprenderse de los US$45.5 el barril cediendo en la semana casi -2% a pesar de la depreciación del dólar a nivel mundial. Daría la impresión que las exportaciones estadounidenses de crudo están intensificando el exceso de oferte mundial permitiendo menores precios del crudo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s