2018: CONTINUIDAD, PERO PRUDENCIA


Cerrado el año 2017 el foco estará en determinar que activos financieros y mercados mundiales serán los ganadores a medida que las condiciones macroeconómicas y empresariales van tomando forma en los primeros meses del año. Sin duda alguna los grandes ganadores del 2017 fueron los mercados bursátiles estadounidenses liderados por el sector tecnológico. Fue así que el índice Dow cerró el año en 24,719 puntos rentando 25.1% mientras que el S&P 500 lo hizo en 2,673 puntos acumulando un alza cercana a 19.5%. Sin duda alguna el gran ganador fue el Nasdaq cuyo retorno sumó 28.2% cerrando el año levemente por encima de 6,903 puntos tras que el sector tecnología, medido por el ETF de dicho sector (XLK), rentase del orden de 32% producto de un repunte de casi 50% en los papeles de Apple, Amazon, Facebook, y Netflix seguido en una segunda tanda por Alphabet (Google) y Microsoft cuyos precios treparon del orden de 35%.

Ello no sólo porque la economía estadounidense tomó mayor tracción a medida que fueron pasando los meses, sino que las utilidades de las empresas, por diversas razones, se fueron acelerando cerrando el año con un crecimiento cercano a 10%. A su vez, gran parte de estas empresas podrá repatriar montos excesivos que tienen hoy en el extranjero hacia el país en el 2018 a tasas tributarias preferenciales que les permitirán invertir más y recomprar acciones de ser necesario. En el plano internacional los mercados de la Euro Zona y Japón rentaron del orden de 9% y 19%, respectivamente, a medida que sus autoridades monetarias continuaron ampliando sus balances con el afán de reinflar sus economías. Ambas economías terminaron con tasas de desempleo en torno a 8.8% y 2.7%, respectivamente, cifrando datos que no se habían registrado en toda la post crisis.

En el mundo en vías de desarrollo también hubo mercados ganadores como por ejemplo los de Argentina, Brasil, Chile, Hong Kong e India que treparon por encima de 30%. Ello no sólo porque en países como Brasil e India se adoptaron medidas monetarias pro cíclicas, sino que el alza en los precios de los commodities energéticos y metalúrgicos permitió una estabilización fiscal y por ende cambiario en dichos países. Por ejemplo, el precio del petróleo cerró el año US$60 el barril rentando 11.5% mientras que el cobre lo hizo en US$3.30 la libra subiendo magistralmente 31.5%. Evidentemente, este retorno vino acompañado de una depreciación del dólar a nivel mundial tras que la paridad euro dólar se moviese 14.5% hacia €1.20 mientras que la relación dólar yen lo hizo hacia ¥112.7 depreciándose casi 4%.

Sin duda alguna que la dificultad en los portafolios de inversión vino de la mano de la renta fija a medida que no sólo la volatilidad descendía extensamente, sino que también la estructura de tasas estadounidense se aplanó considerablemente. Por ejemplo, la tasa a 3-meses terminó en 1.39% lo que implica 88 puntos base por encima de aquella registrada al cierre del 2016. Entre tanto, la tasa a 10 años se movió sólo 5 puntos base a la baja cerrando el año en 2.4% (desde 2.45%) mientras que la tasa a 30 años cerró cercana a 2.75% (-32 puntos base por debajo del cierre del año anterior). Este comportamiento en las tasas soberanas dejó a varios consternados ya que uno supondría que frente a un mayor crecimiento económico, una baja en la tasa de desempleo, un repunte en el precio del petróleo y una reforma tributaria se hubiese registrado un desanclaje de las tasas largas, algo que finalmente no ocurrió y que será uno de los temas a considerar entrando al año nuevo. Finalmente, en el ámbito político no sólo tuvimos que aprender a descifrar los tweets del Presidente Trump sino que el Reino Unido finalmente logró un acuerdo con la Comunidad Europea, costoso por lo demás, de cómo procederán a un divorcio formal en los próximos dos años. Por su parte el mundo no sólo ha tenido que lidiar con los misiles del líder norcoreano Kim Yong-un sino que nos enteremos que las plataformas sociales hicieron un mea culpa de haber participado de manera imprecisa durante las elecciones presidenciales estadounidenses. Finalmente, el Presidente Trump logró que el partido republicano, de alguna manera se alinease, aprobando una extensa reforma tributaria que empezará a regir a partir de este año nuevo.

Para el 2018 es de esperar que la economía estadounidense siga tomando mayor tracción expandiéndose por encima de 3% no sólo porque los fundamentos macroeconómicos apuntan a ello sino  también por la incidencia que tendrá la rebaja de impuestos personales y empresariales. Ello podría cambiar el enfoque con el cual la Reserva Federal (FED), bajo el mandato de Jerome Powell, tendrá que gestionat la gradualidad monetaria con la que venía operando el instituto emisor bajo la presidencia de la saliente Janet Yellen.

En el plano internacional las autoridades monetarias de Europa y Japón tendrán discusiones extensas acerca de poner término a sus programas de liquidez a medida que continúan resolviendo problemas estructurales. Por un lado, Alemania tendrá que forjar un gobierno de consenso e Italia estará sosteniendo elecciones parlamentarias tras que en la semana el parlamento fuese disuelto.

En el plano regional algunos países no sólo continuarán adoptando medidas pro cíclicas que les permitan crecer de manera más rápida, sino que Brasil, Colombia y México estarán lidiando con elecciones presidenciales que podrían cambiar el direccionamiento político-económico que han estado ejerciendo en años anteriores. En México, además, daría la impresión que hay un desanclaje en la inflación (actualmente en 6.6%) mientras que el gobierno de Colombia aprobó un aumento en el salario mínimo cercano a 5.9% que añadirá complejidades inflacionarias en el 2018. En Brasil y Perú los gobiernos se ven cada vez más frágiles a medida que ambos mandatarios, Michel Temer y Pedro Pablo Kuczynski, respectivamente, decidieron dar indultos en sus países que fueron mal recibidos por algunos estamentos sociales aduciendo mano blanda con la corrupción.

En el plano de los commodities en la medida que haya un crecimiento económico más robusto y la oferta del petróleo y el cobre se restringa, como ocurrió en meses recientes, es de esperar que haya por lo menos un sustento para dichos precios. Finalmente, en el 2018 el ciclo político estadounidense tomará vuelo a medida que el conflicto con organizaciones internacionales, como la ONU y OTAN, en relación a Corea del Norte, Israel y ahora Irán toman precedencia. En el plano internacional los agentes de mercado están trabajando con una expansión en utilidades cercana a 12% a pesar de que el pasado viernes la valorización de la empresa de transportes y tecnología Uber registrase una caída de 30% al incorporar a su propiedad al gigante Softbank, partiendo el año con un mensaje inherente acerca del sector tecnología. Entre tanto grandes empresas como Barclays, Credit Suisse, Goldman Sachs y Royal Dutch Shell han señalado que registrarán perdidas contables este último trimestre del año producto de la reforma tributaria. El pasado viernes Goldman Sachs señaló que la perdida sumará US$5 mil millones mientras que las otras han fijado las pérdidas cercanas a US$2,500 millones, respectivamente.

Esta primera semana del año 2018, que por lo demás será corta nuevamente por el feriado del 1 de enero, 2018, el foco estará puesto en los datos PMI de manufactura y servicios a nivel global, las cifras de empleo estadounidense (ADP y generación de empleo) conjuntamente con los datos de inflación europeos. Por ahora se estima que el dato de ADP cifrará 185 mil (desde 190 mil) mientras que la generación de empleo general sumaría 190 mil (desde 228 mil) con una tasa de desempleo que cerraría el año en 4.1% y la inflación salarial expandiéndose del orden de 2.5% (sin cambio en relación al mes de noviembre).

El año nuevo también vendrá acompañado de un par de intervenciones verbales por parte de distintos miembros de la FED una vez publicadas las actas de la última reunión de política monetaria a media semana. Finalmente, es de esperar que los volúmenes transaccionales se mantengan débiles hasta el siguiente lunes 8 de enero cuando el país retome actividad tras las gélidas temperaturas que ha registrado gran parte del centro y noreste del país en durante las festividades de fin de año. De continuar un invierno con temperaturas extremas, como las registradas el fin de semana, es de esperar que el crecimiento económico del primer trimestre se resienta como lo ha hecho en años anteriores.

Para terminar este año debemos destacar que Apple se disculpó públicamente tras que se la acusase de reducir la velocidad de uso en ediciones más antiguas de su producto estrella iPhone bajo el entendimiento de que ésta podría ser una táctica comercial para que los usuarios adquieran versiones nuevas, algo que acaparará titulares legales en el 2018. Por su parte, un consorcio de inversionistas, liderado por el gigante Softbank, lograron adquirir casi 17.5% de la propiedad de Uber a una valoración de US$48 mil millones siendo que la empresa, en su última ronda de levantamiento de capital, había sido valorada en US$68 mil millones, ello implicando un 30% de descuento. Con ello Softbank se consolida como uno de los grandes inversionistas a nivel mundial en la industria de transportes al no solo tener participación accionaria mayoritaria en Uber sino que también en la empresa China Didi Chuxing y la India ANI Technologies.

Finalmente, en el plano político, el año terminó agitado no sólo porque el Presidente Trump lanzó otra serie de amenazas hacia China tras que buques mercantes de dicho país habrían estado violando el embargo comercial y energético a Corea del Norte. Por su parte en Italia el Presidente disolvió el parlamento fijando fechas electorales para el próximo 4 de marzo del año que viene. En Brasil la Corte Suprema revirtió parte de las rebajas penales que había dictaminado el Presidente Temer antes de las fiestas navideñas argumentando que la justicia debe regir en relación a los actos de corrupción que vienen desestructurando al estamento político. Esta nueva ronda entre la Corte Suprema y el gobierno terminará en otra instancia política en pos de reemplazar a Temer antes de las elecciones presidenciales en octubre del año que viene. Finalmente, en Perú las marchas sociales en contra del indulto presidencial del ex mandatario Alberto Fujimori continuaron a medida que el Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, no está logrando poner paños fríos a dicho hecho en el Congreso sumándose a la critica del proceso organismos internacionales.

En conclusión, terminamos el año 2017 con una inusual baja volatilidad bursatil que vino acompañada de retornos extraordinarios, sin embargo, aun cuando el 2018 se avizora con muy buena semblanza, debiésemos esperar un bosquejo bursátil más complejo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.