EL MERCADO ESTA SEMANA


La semana anterior marcó el mejor inicio de año bursátil estadounidense desde principios del año 2006 con el Dow superando con facilidad el umbral de los 25,000 puntos (actualmente en 25,296 puntos), el S&P 500 trepando rápidamente hacia 2,750 puntos (actualmente en 2,743 puntos) y el Nasdaq cerrando por encima de 7,000 puntos (actualmente en 7,137 puntos), todos alcanzando máximos históricos consecutivamente. El rápido repunte vino en un principio de un “short squeeze” tras que varios inversionistas supusieron, hacia el cierre del año 2017, que el S&P 500 tocaría techo en los 2,700 puntos para luego darse un respiro a la espera de los resultados trimestrales que se empezarán a publicar recién esta semana que viene. Una vez que el índice traspasó el odómetro de los 2,700 con ímpetu, éstos tuvieron que cerrar posiciones cortas empujándolo aún más al alza.

Como parte del proceso semanal los inversionistas institucionales finalmente tuvieron que salir a cargar sus portfolios con renta variable antes de que éstos se desalineasen de sus benchmarks tras que los principales índices accionarios rentasen en promedio 2.8% en sólo un par de días. Evidentemente, el crecimiento económico estadounidense muestra signos de una robusta actividad entrando al año nuevo, la economía mundial sigue creciendo de manera sincronizada, las utilidades de las empresas estadounidenses se corregirán alza producto de la reforma tributaria en el 2018, el precio del petróleo sigue al alza y en el frente geopolítico Corea del Norte estará estableciendo comunicaciones con Corea del Sur el próximo martes mientras que en Irán el gobierno logró atenuar, a la fuerza, las manifestaciones que se venían desplegando. En Estados Unidos aun cuando algunos datos cerraron el año por debajo de las expectativas de mercado todo apunta a que la economía se habría expandido del orden e 3.2% durante el cuarto trimestre del año generando 148 mil nuevos empleos tras que la tasa de desempleo se mantuviese comprimida en 4.1%. Por su parte la inflación salarial continuó expandiéndose del orden de 2.5% (por segundo mes consecutivo) aún sin mostrar signos de una clara presión al alza.

En Europa la gran parte de los datos compuestos PMI de actividad económica, aquellos que incluyen tanto al sector manufacturero como de servicios, mostraron un repunte ratificando el bueno dinamismo que conlleva dicha economía. El único país que mostró una leve desaceleración en su actividad en el mes de diciembre fue el Reino Unido cuya economía sigue absorbiendo los costos económicos y políticos del Brexit. En Europa los mercados rentaron en promedio 3% mientras que el principal índice accionario inglés sólo lo hizo en 0.5%. El mercado bursátil japonés lideró el retorno de los países desarrollados rentando 4.2% en la primera semana del año a medida que su economía va tomando tracción tanto en el sector manufacturero como de servicios. Por su parte los mercados regionales rentaron en promedio 2.3% a medida que el dólar continúa depreciándose a nivel mundial dejando a la paridad euro dólar en €1.203. Producto de este movimiento cambiario, e impulsado por el crudo invierno que afecta a gran parte de Estados Unidos y la crisis en Irán, el precio del petróleo cerró en US$61.50 el barril. Finalmente, el proceso de aplanamiento de la estructura de tasas prevaleció en los últimos días tras que el spread entre la tasa soberana a 2-años y la de 10 años se comprimió hacia 50 puntos base alcanzando su menor nivel en casi un década.

Sin embargo, en las últimas semanas vimos como los agentes de mercado hicieron caso omiso a una serie de señales que en otras circunstancias hubiesen generado un parón bursátil que además emanan del sector tecnología, siendo éste el que más ha rentado en los últimos días. Ya cerrando el año 2017 el precio de mercado del gigante Uber se corrigió rápidamente en 30% tras que Softbank lograse comprar casi 17.5% de la propiedad de la empresa a un precio descontado valorizando la empresa en US$48 mil millones siendo que la última ronda de capital ésta se había valorizado en US$68 mil millones. Entre medio, en la semana Intel confirmó que sus microprocesadores presentaban una vulnerabilidad de ser hackeados a través de malware, hecho que se conoció a mediados del año anterior haciéndose pública la información recién esta semana. Inmediatamente el gigante Apple confirmó que todos los productos que tienen aquel componente tecnológico Intel están sujetos a dicha vulnerabilidad y que recién en los próximos días la empresa estaría desplegando esfuerzos para corregir el problema a través de una actualización de su sistema operativo. Otras empresas que producen microprocesadores como, AMD, Arm y Qualcomm, han confirmado que tienen problemas similares.

Sin embargo, parecería que ya los agentes de inversión están anestesiados ante posibles ataques cibernéticos ya que el precio de Apple trepó 3.4% en la semana y el precio de Intel se desajustó sólo -3.1%. Más aún también se supo que el CEO de Intel, Brian Krzanich, durante el segundo semestre del año, ya con conocimiento de la falla sistémica de sus productos, vendió una cantidad sustancial de acciones (casi del orden de US$39 millones). Para que tengan una idea el año anterior cuando Equifax reconoció que sus sistemas de información habían sido hackeados el precio de la acción se corrigió a la baja del orden de -35% en cuestión de días mientras que en esta edición parecería que rige una política de “mal de muchos, consuelo de tontos”.

Por su parte, es tal el apetito por riesgo en este momento que inclusive Spotify estaría buscando colocar sus acciones a través de un proceso de “direct listing” siendo que le acaban de imponer una demanda por US$1,600 millones por no pagar derechos de autor a través de su plataforma. El hecho de utilizar el sistema de “direct listing” implica que los actuales inversionistas podrán salirse de la propiedad inmediatamente ya que la empresa no está aumentando capital ni colocando una nueva serie de acciones, siendo esta una de las primeras empresas que tienen una valorización por encima de US$1 mil millones en proceder de esta manera. Los dueños iniciales estarán reduciendo considerablemente su exposición a la empresa a partir del primer segundo en el cual se empiece a transar Spotify. Este conjunto de eventos, en otras circunstancias, habrían generado un estado de alerta, sin embargo, como todo sigue al alza parecería que no hay porque ponerles atención.

La segunda semana del año no sólo estará cargada por datos macroeconómicos estadounidenses incluyendo a los créditos de consumo, inflación, inflación al productor, inventarios y ventas retail sino que también vendrá acompañada de siete intervenciones verbales por parte de representantes de la Reserva Federal (FED) a medida que nos vamos acercando a la siguiente reunión de política monetaria que se llevará a cabo a finales de mes. En el frente europeo se publicarán no sólo las actas de la última reunión de política monetaria del Banco Central Europeo, sino que también datos que incluyen la producción industrial, ventas retail, sentimiento del consumidor para terminar con la tasa de desempleo. En el Reino Unido el foco estará puesto en la cifra de producción industrial buscando algún indicio adicional de la posible desaceleración que se viene registrando. En China se publicarán las cifras de comercio internacional, inflación e inflación al productor para terminar la semana conociendo el otorgamiento de nuevos créditos mensuales en dicha economía. Por su parte en India también conoceremos los datos de inflación y producción industrial. En la región el Banco Central de Perú estará dictaminando política monetaria tras el convulsionado escenario político que se viene registrando en las últimas semanas. Finalmente, la siguiente semana marcará el inicio oficial de la temporada de resultados trimestrales donde el puntapié inicial lo darán el siguiente viernes JP Morgan, PNC y Wells Fargo. Otras empresas que también estarán reportando en la semana serán Blackrock, Delta, KB Home y Lennar.

En este mismo contexto, de un sobre optimismo bursátil, la batería de datos macroeconómicos que entraron por debajo de las expectativas de mercado fueron bien recibidos bajo la presunción que ello generaría menores presiones inflacionarias. Es bajo este escenario en que la economía sólo generó 148 mil nuevos empleos en el mes de diciembre, la tasa de desempleo se mantuvo en 4.1% y la inflación salarial se contuvo en 2.5% que vimos muy poca reacción en el mercado de renta fija. A ello hay que sumarle que los PMI e ISM de manufactura terminaron el año en 55.1 puntos (desde 53.9 puntos) y 59.7 puntos (desde 58.2 puntos), respectivamente, mientras que los de servicios lo hicieron en 53.7 puntos (desde 55.3 puntos) y 55.9 puntos (desde 57.4 puntos), respectivamente. Las ventas automotrices en el 2017 cerraron en 17.9 millones (desde 18.1 millones) recuperando terreno hacia el cierre de año a medida que la confianza del consumidor fue tomando tracción. Por su parte las actas de la última reunión de política monetaria de la FED trajeron pocas sorpresas aun cuando el aplanamiento de la estructura de tasas sigue siendo una preocupación latente en la mente de muchos.

En el plano internacional la inflación del mes de diciembre en la Euro Zona nuevamente se desajustó marginalmente hacia 1.4% (desde 1.5%) mientras que la inflación subyacente, aquella que excluye los precios de alimentos y energía, se mantuvo en 0.9%. El único dato que mostró signos de mayores presiones inflacionarias emanó de la inflación al productor la cual terminó el mes en 2.8% (desde 2.5%). Adicionalmente, los datos regionales de actividad PMI compuestos mostraron más de lo mismo con una economía que va tomando tracción. El PMI compuesto cerró el año en 58.1 puntos (desde 57.5 puntos) alcanzando su nivel más robusto desde febrero del año 2011 liderado por el sector servicios en 56.6 puntos desde 56.2 puntos. Este repunte viene de la mano de Alemania cuyo PMI compuesto alcanzó los 58.9 puntos (desde 57.3 puntos) mientras que el sector servicios se expandió 55.8 puntos (desde 54.3 puntos) tras que la tasa de desempleo alemana cediese hacia 5.5%, su menor nivel desde el proceso de unificación en la década de los noventa.

Por su parte en Japón, cuyo mercado bursátil también continuó al alza, el dato de actividad compuesta PMI se mantuvo en 52.2 puntos (sin cambio) mientras que el sector servicios se desajustó marginalmente hacia 51.1 puntos (desde 51.2 puntos) mientras que la lectura compuesta en China también mejoró cerrando el año en 53 puntos (desde 51.6 puntos). El sector servicios chino trepó a su nivel más alto desde agosto del año 2014 cerrando en 53.9 puntos (desde 51.9 puntos). Por su parte, siguiendo con el patrón de una economía mundial sincronizada, el PMI de servicios de India pasó de fase contractiva a expansiva cerrando en 50.9 puntos (desde 48.5 puntos).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s