Tasas: ¿Desanclaje Inicial?


En sólo cuestión de horas vimos como la tasa soberana estadounidense a 10 años trepó rápidamente casi 10 puntos base hacia 2.57% para luego a medida que fueron pasando las horas terminar la sesión en 2.55% sumando en lo que vamos del 2018 +14 puntos base. Aún así, a medida que se asentaba un tenue nerviosismo en el mercado de renta fija, bajo la presunción que estaríamos registrando el primer desanclaje en la parte larga de la estructura de tasas, los índices accionarios estadounidenses terminaron, una vez más en sus máximos históricos. A la fecha en lo que vamos del 2018 el Dow lleva acumulada una rentabilidad de 2.7%, el S&P 500 2.9% y el Nasdaq, a pesar de los problemas que viene registrando la industria a través de los microprocesadores, ha rentado 3.8%. Evidentemente, como se viene argumentando, las expectativas acerca del crecimiento en utilidades para el cuarto trimestre del año anterior en relación a igual trimestre del año 2016, independiente de las pérdidas contables que algunas instituciones bancarias registrarán producto de la reforma tributaria, el consenso es que éste girará entre 12% a 14% mostrando una aceleración entrando al año nuevo lo cual estaría finalmente justificando las valorizaciones que se viene registrando.

Otro segmento de mercado, argumentará que el repunte accionario viene de la mano de una simple reajuste en los portafolios de inversión a medida que los administradores van vendiendo renta fija y buscan renta variable a medida que la economía va creciendo económica de manera más robusta beneficiada por la reforma tributaria y la reciente depreciación del dólar. Por su parte hay un tercer argumento que justifica el reciente rally bursátil como una tardía entrada a mercado por parte de algunos institucionales teniendo que salir a invertir en renta variable antes de que se queden completamente desalineados si es que los principales índices siguen al alza con la misma velocidad con la que entramos al año nuevo. Sea cual sea la visión a la que finalmente nos adhiramos lo que si parecería es que la estructura de tasas estadounidense, por diversas razones, se viene corrigiendo al alza no sólo porque las expectativas de inflación a mediano y largo plazo han mostrado los primeros indicios al alza sino que el repunte en el precio del petróleo hacia US$63.5 el barril tendrá, eventualmente, una incidencia sobre las lecturas de inflación general. En lo que vamos del 2018 el precio del petróleo viene promediando US$61.62 el barril mientras que el primer trimestre del año anterior éste fue de US$51.86 el barril, por ende, de mantenerse en los meses que viene girando por encima de US$60 el barril éste tendrá una incidencia sobre la inflación, todo sin contemplar la posibilidad de mayor inflación salarial a medida que la tasa de desempleo se mantiene estructuralmente baja. Habiendo denotando aquello la producción industrial en Francia se desaceleró de manera inusual cerrando en 2.5% (desde 5.5%) mientras que la producción industrial en el Reino Unido también mostró signos de una desaceleración en 2.5% (desde 3.6%).

En China la lectura de inflación general aumentó marginalmente hacia 1.8% desde 1.7% mientras que la del productor cedió en línea con las expectativas de mercado hacia 4.9% (desde 5.8%). A su vez, el gobierno chino nuevamente adujo que podría estar anunciando cambios a su regla cambiaria a medida que las tasas Shibor de corto plazo (hasta un año) van cediendo gradualmente producto de la inyección de liquidez por parte de las autoridades monetarias entrado el año nuevo. En México la inflación general del año 2017 terminó en 6.8% (desde 6.6%) siendo que aún falta incluir el impacto inflacionario que emanará del aumento salarial dictaminado por el gobierno de 10%. En Brasil, por su parte, las ventas retail se expandieron del orden de 5.9% superando las expectativas de mercado. Entre tanto, el Banco Central de Argentina, en un confuso comunicado acerca del cambio en las expectativas de inflación de corto y mediano plazo, optó, en sesión de ayer, bajar la tasa de instancia monetaria en 75 puntos base hacia 28% bajo la presunción de que efectivamente las presiones inflacionarias de segunda orden están cediendo considerablemente. En el frente corporativo Microsoft anunció que el arreglo tecnológico para evitar problemas con los microprocesadores de AMD podría sustancialmente disminuir la velocidad del ordenador o simplemente paralizarlo, por lo que tendrán que buscar otra solución de corto plazo más viable. Finalmente, en el plano político, tras todas las críticas hacia el Presidente Trump de su falta de injerencia política y posible “inestabilidad” mental éste permitió una sesión grabada frente a los medios de prensa, con líderes del Congreso demostrando su liderazgo.

Parte de la preocupación que se registró en los mercados de renta fija de los países desarrollados en las últimas horas emanó de una menor demanda de papeles soberanos que realizó el Banco Central de Japón en sesión de ayer, llevando rápidamente a concluir que ahora las tres principales entidades monetarias, incluyendo a la Reserva Federal (FED) y al Banco Central Europeo (BCE), estaban adoptando medidas para recortar la liquidez directamente o indirectamente. Por el lado de la FED evidentemente desde este mes la venta neta de instrumentos soberanos y bonos hipotecarios subió desde US$10 mil millones mensuales, registrados durante el cuarto trimestre del año anterior, hacia US$20 mil millones durante el trimestre en curso. El BCE por su parte redujo a partir de este mes el programa de liquidez mensual desde €60 mil millones hacia €30 mil millones. Si ahora le sumamos la menor compra del BOJ en casi US$160 millones en la subasta inicial del año ello podría llevarnos a concluir que el BOJ también está en dicho proceso aun cuando sus autoridades no han formalizado aquello. Pero todo lo mencionado era conocido, así como también es conocido el hecho de que la economía estadounidense va tomando tracción caminando ya a pleno empleo, el dólar se ha depreciado y el precio del petróleo va al alza, todos factores que inciden sobre la inflación y las expectativas de inflación. Por ahora los especialistas han señalado que el próximo techo técnico de la tasa a 10 años es 2.65%.

En conclusión, a medida que la FED va aumentando su programa de ventas de activos financieros, la economía crece de manera robusta y el precio del petróleo va al alza es de esperar que las tasas largas sigan al alza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.