EL MERCADO ESTA SEMANA


A medida que fue cerrando el mes de enero vimos como la volatilidad se traspasó secuencialmente a través de las distintas clases de activos financieros empezado por la paridad cambiaria, seguido por un repunte inicial en la estructura de tasas, para luego traspasarse al mercado energético, para sacudir posteriormente al mercado bursátil a medida que empezaba el segundo mes del año, finalizando el pasado viernes todos conjugados en un amanecer más volátil que dejó al índice de volatilidad (VIX) en 17.3 puntos. Este aún por debajo de su promedio histórico de 18 puntos, pero alejándose de los históricamente bajos 10 puntos en los cuales se había acentuado durante el cuarto trimestre del año anterior y que por lo demás se habían vuelto norma durante los últimos dos años marcando uno de los periodos más extensos sin movimientos bruscos en la mayoría de los mercados desarrollados.

En este entorno fue que el Dow se desajustó -4.1% en la semana cerrando en 25,521 puntos, el S&P 500 cedió del orden de -3.9% hacia 2,762 puntos y el Nasdaq retrocedió -3.5% situándose en 7,241 puntos mientras que la tasa soberana a 10 años se encumbró 18 puntos base para cerrar la semana en 2.84% sorprendiendo por la velocidad con las que distintos agentes de mercado dispusieron de la renta fija a nivel mundial.

Partimos la semana con el discurso del Presidente Trump en relación al Estado de la Nación donde la agenda fue puesta en un agresivo plan de inversiones en infraestructura que eventualmente tendrá un desenlace fiscal conocido. Por su parte, la Reserva Federal (FED) mantuvo su primera reunión de política monetaria argumentando que la economía estadounidense venía creciendo de manera “sólida” dando a entender  que podría haber más alzas en la tasa de política monetaria en pos de anclar las expectativas de inflación. Terminamos la semana con los datos de empleo del mes de enero donde la economía generó 200 mil puestos de trabajo, la tasa de desempleo se mantuvo en 4.1% sin embargo, la inflación salarial trepase hacia 2.9% año a año superando las expectativas de mercado.

Por el lado corporativo, aun cuando buena parte de las empresas estadounidenses siguen reportando cifras trimestrales por encima de las expectativas de mercado, registrando un crecimiento en ventas del orden de 7.5% y en utilidades del 13.5%, la preocupación subyacente vino de un deterioro futuro en los márgenes empresariales en varios sectores incluyendo el de alimentos y bebidas, financiero, salud e inclusive el tecnológico generando con ello una sensación de vacío bursátil donde los fundamentos no necesariamente venían sustentando las valorizaciones. Por el lado monetario, con el cambio de mando en la FED desde Janet Yellen hacia Jerome Powell era de esperar que el último comunicado tras la reunión de política monetaria, bajo el mandato Yellen, pondría énfasis en la inflación fijando rumbo para el legado de Powell. Sin embargo, Yellen terminó su gubernatura el pasado viernes con una inesperada sanción a Wells Fargo obligándola a cambiar a cuatro de sus directores en los próximos meses e imponiendo una orden de “cease and desist” donde la segunda institución financiera más importante del país no podrá generar nuevos negocios hasta que no haya dado cumplimiento con sus obligaciones regulatorias y legales tras un “extenso periodo de abuso hacia el consumidor”. Con ello Yellen selló su partida ejerciendo todo el poder institucional de la FED dejando un precedente histórico de que el comportamiento bancario se tiene regir a regla independiente del proceso de desregulación que viene ejerciendo el gobierno. Este último dictamen seguramente fue una de las razones de fondo por las cuales Yellen no tuvo un segundo mandato ya que seguramente hubiesen venido otra serie de sanciones similares en la industria.

El aumento en la volatilidad bursátil se puede atribuir, en este punto de transición, en los siguientes tres principales factores que analizaremos a continuación: 1) El brusco movimiento en la estructura de tasas; 2) El desajuste en el precio de Apple; y 3) Una latente preocupación en los márgenes operacionales de las empresas estadounidenses. Evidentemente que la rapidez con la cual se movió la estructura de tasas fue uno de los principales factores que engendraron este nuevo amanecer más volátil. Ya partiendo la semana vimos como el crecimiento económico del país venía impulsado por no sólo una mayor demanda interna, sino que también por un fuerte aumento en el gasto en defensa. Entre medio vimos como la tasa nacional de ahorro cedía hacia 2.4% producto de un repunte en el gasto personal expandiéndose del orden de 4.6% mientras que el ingreso personal lo hacía en 4.1%. A su vez la lectura de inflación subyacente PCE, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, se mantenía en 1.5%. Sin embargo, ya el dato de empleo privado ADP entraba por encima de las expectativas de mercado en 234 mil acompañado una caída en la productividad del país hacia -0.1% durante el cuarto trimestre del año mientras que el costo laboral unitario se encumbraba hacia 2%.

Por su parte ya el viernes tras que la inflación salarial mostrase un repunte hacia 2.9% (desde 2.7%), el temor de un proceso inflacionario más acelerado tomaba raíz. Ello además acompañado no sólo de una economía que viene marchando a pleno empleo, sino que los datos de inflación aún no reflejan los aumentos salariales anunciados por varias empresas, la reciente depreciación del dólar y el aumento en el precio del petróleo en semanas recientes. A esto también hay que añadirle la posibilidad de que la Tesorería tendrá que emitir más papeles para financiar el déficit fiscal, que, de venir acompañado de un programa más amplio de infraestructura, podría generar una mayor emisión de bonos soberanos en los meses siguientes. Todo esto, sumado a que la FED saldrá a vender instrumentos de renta fija progresivamente como parte del programa de recorte de su balance, hizo que la tasa soberana a 2-años se moviese hacia 2.15% y la de 10-años lo hiciese hacia 2.84%. Por su parte la tasa a 30-años se situó por encima de 3% cerrando la semana en 3.08% ratificando con ello el desplazamiento al alza de toda la estructura de tasas.

Antes de que empezase la semana se había plasmado una preocupación acerca de las ventas navideñas de Apple y las instrucciones que habría dado a sus proveedores de reducir la producción de sus smartphones entrando al año nuevo. Evidentemente, Apple vendió 77 millones de unidades iPhone en el cuarto trimestre del año anterior lo que se compara desfavorablemente con los 78 millones que había vendido en igual periodo del año 2016. Esto se tradujo en un ajuste en el precio de su acción del orden de -6.4% en la semana que por el sólo hecho del tamaño que la capitalización bursátil de Apple representa en la mayoría de los índices accionarios, tiene un impacto secundario sobre el resto del mercado. Este ajuste vino aun cuando el Gerente de Finanzas de Apple, Luca Maestri, señalase que utilizarían US$163 mil millones de los US$285 mil millones que tienen en caja, en el corto plazo, para recomprar acciones, pagar dividendos o invertirlos dejando los otros US$122 mil millones restantes como colchón financiero.

El tercer y último elemento tiene que ver con un posible deterioro en los márgenes operacionales que se viene plasmando no sólo de una mayor competencia sino que del aumento salarial que vienen anunciando distintas empresas, el aumento en las tasas de interés y el aumento en los precios de los commodities. Este temor empezó tras que McDonald’s formalmente, durante la entrega de resultados, anunció la introducción de nuevos “happy meals” de un dólar como base. Esto hizo que su competidor Taco Bell también anunciase formalmente una iniciativa para entregar varios productos a un dólar comprimiendo con ello los márgenes de la industria de comida rápida. Por su parte los gigantes Amazon, Berkshire Hathaway y JP Morgan anunciaron la creación de una empresa en el rubro de salud cuyo objetivo será reducir los costes a los cuales sus empleados acceden a servicios de salud. Ello generó una toma de utilidades en el sector de salud de -5% en la semana dado que ello eventualmente deteriorará los márgenes de operación a medida que dichos titanes buscan reducir los precios en dicho sector. La tercera fuente de preocupación vino de Alphabet (Google) tras que sus ventas se expandiesen del orden de 24% y sus gastos operacionales en 33% a medida que la competencia en dicho sector se hace cada vez más férrea.

Además, empresas como Alphabet, vía Youtube, y Facebook están teniendo que aumentar sus dotes laborales para controlar el contenido de sus plataformas. A tal punto que la cantidad de horas que pasaron los usuarios de Facebook se redujo en -5% (50 millones de horas diarias) tras cambios en su plataforma. A su vez, Amazon y Microsoft argumentaron que la competencia en el ámbito de cloud computing también se viene intensificado a medida que otras empresas como Alphabet vienen haciendo un esfuerzo por adquirir participación de mercado. Finalmente, el temor a una compresión de márgenes en el sector financiero se dejó sentir tras que dos prestamistas en el rubro automotriz subprime (Credit Acceptance y Santander Consumer) anunciasen un aumento significativo en sus provisiones bancarias que emanan de carteras impagas durante el cuarto trimestre del año. De replicarse dicho deterioro en el resto de la banca ello terminará restando del beneficio del aumento en tasas que se viene registrando sumándose ahora a la posibilidad de mayor regulación bancaria tras lo ocurrido a Wells Fargo.

Esta segunda semana de febrero partirá con los datos de PMI compuestos a nivel mundial mientras que en Estados Unidos el foco estará puesto en las intervenciones verbales de distintos miembros de la FED tras que se publiquen los créditos de consumo. Por su parte en Europa el foco estará puesto en la reunión de política monetaria del Reino Unido a medida que se van publicando los datos de producción industrial. En esta edición las autoridades monetarias inglesas podrían adelantar cambios a su programa monetario. En China se conocerán los datos de inflación de enero quedando luego todos a la espera de las reuniones de política monetaria en Brasil, India, México, Perú y Rusia. Por el lado corporativo, esta semana estarán reportando casi 90 empresas del S&P 500 incluyendo a Akamai, Chipotle, Disney, GM, Nvidia, Snap y Twitter entre muchas otras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.