¿Retorna la Calma?


Ya llevamos prácticamente una semana con los índices accionarios al alza a pesar que la secuencia que inició el violento desajuste bursátil desde principios de mes retomó direccionamiento durante las últimas horas con el dólar depreciándose a nivel mundial y la estructura de tasas moviéndose transversalmente al alza. Puede, como argumentarán algunos, que los comentarios por parte del entrante Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, el pasado martes, dando indicios que el instituto emisor está pendiente de los mercados y su estabilidad, acompañada de una aparente dosis de liquidez de corto plazo, inyectada por los distintos institutos emisores a nivel global, hayan sido suficiente para permitir el rebote técnico que vienen experimentando los índices accionarios a nivel global. Es bajo este esquema que los tres principales índices accionarios estadounidenses acumulan un retorno cercano a 5% desde que el pasado jueves estos tocasen fondo permitiendo con ello que el Dow se acerque sigilosamente hacia 25,000 puntos nuevamente, el S&P 500 cerrase a un respiro de los 2,700 puntos y el Nasdaq apuntase hacia 7,150 puntos.

Habiendo denotado aquello la tasa soberana a 2-años se encumbró hacia 2.17% mientras que la de 10-años lo hizo hacia 2.92% tras que los datos de inflación en Estados Unidos entrasen por encima de las expectativas de mercado siendo que ambas cifras, la de inflación general (2.1%) y la subyacente (1.8%), aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, no sufrieron cambio alguno del mes anterior. Algunos clamaron que las cifras de inflación entraron por encima de las expectativas de inflación siendo que la economía viene a pleno empleo, algunos de los aumentos salariales y bonos extraordinarios provenientes de la reforma tributaria ya fueron ejecutados en el mes de enero, el precio del petróleo se encumbró hacia US$66 el barril en dicho mes y la deprecación del dólar fue del orden de 3.5% sólo en el mes de febrero, por ende parecería casi insensato pensar que la inflación estadounidense podría ceder en este entorno. De hecho, uno de los componentes inflacionarios que mostraron el mayor repunte en el mes de enero fue aquel proveniente del vestuario permitiéndonos concluir que la deprecación del dólar esta impactado a los bienes importados principalmente desde Asia. Por su parte las ventas retail sufrieron una desaceleración bajando hacia 3.6% desde 5.2% netamente impactadas por las gélidas temperaturas que se registraron a través del país en la primera quincena del año. Es de esperar que veamos un sólido repunte en las ventas minoristas en los meses siguientes a medida que las personas optan por gastar más tras sus aumentos salariales y los bonos que han recibido. Hoy no sólo tendremos las peticiones iniciales de desempleo semanales, sino que también las cifras de inflación al productor y la producción industrial.

Los agentes de inversión estarán buscando más indicios acerca del comportamiento inflacionario y los más probable es que el sector industrial se haya beneficiado de la reciente depreciación del dólar. En el plano internacional, las exportaciones en la Euro Zona sufrieron un traspié tras que éstas se expandiesen del orden de 1% (desde 8.5%) mientras que las importaciones lo hicieron en 2.5% (desde 8.6%). Este movimiento podría estar explicando la razón por la cual varios mandatarios del Banco Central Europeo (BCE), en días recientes, vienen argumentando una preocupación en relación a la paridad cambiaria euro – dólar la cual se está transando en torno €1.248 mientras que la paridad dólar – yen lo viene haciendo hacia ¥106.41, restándole a la región competitividad relativa. En Japón a su vez las ordenes de maquinaria se desplomaron en diciembre cediendo de -5% (desde 4.1%) ello aún sin incorporar la fuerte apreciación que ha registrado el yen en lo que vamos del año. En India la inflación al productor cedió hacia 2.8% (desde 3.6%) dándole a sus autoridades monetarias grados de libertad para bajar su tasa de política monetaria (actualmente en 6%) de ser necesario. Por su parte en Sudáfrica, Cyril Ramaphosa remplazó a Jacob Zuma como Presidente tras que Zuma dimitiese rápidamente antes de que el Parlamento lo destituyese. A su vez no podemos cerrar esta edición sin señalar que el país lamentablemente se enluta nuevamente tras que un desalmado joven matase a 17 personas dentro de un colegio en el estado de Florida.

En la última semana algunos de los engranajes con los que venía operando el mercado desde principios de mes han retomado vuelo, sin embargo, para algunos el hecho de que el S&P 500 haya vuelto hacia 2,700 puntos y las utilidades proyectadas para el 2018 se centran en torno a US$158; ello hace que la relación precio utilidad se haya devuelto a la normalidad situándose cercana a 17 veces, levemente por encima del promedio histórico de cinco años de 16.3 veces. Por ende, el hecho que la tasa soberana a 10 años vaya en dirección de 3%, el dólar se esté transando por debajo de niveles previos al ajuste en relación al euro y al yen y el precio del petróleo haya retornado hacia US$61 el barril, parecería que no tienen ninguna incidencia bursátil ya que, además, el índice de volatilidad bursátil (VIX) cedió hacia 18 puntos, situándose ahora en su promedio histórico.

Puede que efectivamente, y como vienen mencionando algunos medios de prensa, que el desajuste vino de una manipulación forzada relacionado a los productos financieros asociados a la volatilidad los que generaron la batahola, sin embargo, algunos de los factores de riesgo se han intensificado aún más en días recientes tras que el Congreso no sólo aprobase un mayor gasto fiscal sino que la administración Trump anunciase un fastuoso programa de infraestructura, sin que ambos planes tuviesen financiamiento formal más que la emisión de deuda fiscal y un deterioro del déficit fiscal en el corto plazo. Entre medio tampoco podremos dictaminar el impulso económico que todo aquello generará sobre una economía que prácticamente viene a pleno empleo y que además viene también acompañada de aumentos salariales y bonos extraordinarios.

En conclusión, el reciente movimiento en la estructura de tasas y la depreciación del dólar son los mismos engranajes con los que venía operando el mercado antes del desajuste, pudiendo ello revertir la calma relativa que se viene exhibiendo en la última semana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.