LOS MERCADOS ESTA SEMANA


En sólo una semana los índices accionarios estadounidenses han registrado un rebote técnico acumulando, desde el pasado jueves 8 de febrero, retornos promedio del orden de 6.1% a medida que el índice de volatilidad cedió hacia 19.5 puntos, situándose levemente por encima de su promedio histórico de 18.5 puntos. Entre medio vimos como la estructura de tasas continuó desplazándose hacia arriba de manera transversal permitiendo que la tasa soberana a 2-años se encumbrase hacia 2.21% y la tasa a 10-años, después de haber trepado hacia 2.93%, cerrase la semana en 2.87% aun buscando el perentorio umbral de 3% pudiendo demarcar en aquel momento un cambio en las valorizaciones de mercado.

Aun con la estructura de tasas al alza también vimos como el dólar siguió depreciándose a nivel mundial dejando inclusive que la paridad euro dólar trepase hacia €1.25 y la relación dólar yen cediese por debajo de ¥106 generando consternación a medida que los índices accionarios continuasen al alza. Estas relaciones terminaron finalmente la semana en €1.2408 y ¥106.28, respectivamente. Dicha depreciación cambiaria hizo que los precios de los commodities se abaratasen en términos relativos permitiendo que el precio del petróleo rentase 4.3% en la semana situándose en US$61.5 el barril mientras que el oro tendiese hacia US$1,350 la onza (+2.4%) y el cobre cerrase en US$3.26 la libra rentando de sobre manera 6.9% en la semana.

Para varios agentes de mercado el repentino y abrupto desajuste que registraron los índices accionarios se había sobrextendido permitiendo un justificado rebote técnico bajo la presunción que: 1) La economía estadounidense sigue creciendo de manera saludable cifrando la expansión del primer trimestre del año levemente por encima de 3% sin presiones inflacionarias latentes tras que los datos del mes de enero ratificasen que la inflación subyacente sigue controlada bajo 2%: 2) El crecimiento sincronizado mundial sigue intacto con las economías desarrolladas expandiéndose cercanas a 2% y aquellas en vías de desarrollo adoptando medidas pro cíclicas buscando acelerar aún más su expansión; 3) Una extraordinaria expansión en ventas y utilidades de las empresas del S&P 500 durante el cuarto trimestre del orden casi 8% y 15%, respectivamente, en relación a igual trimestre del año 2016, según Factset, y fijando una expansión del orden de 6.5% y 18%, respectivamente, para el año en curso. Puede, como argumentarán algunos, ya con el Dow girando en torno a 25,220 puntos, el S&P cerrando en 2,732 puntos y el Nasdaq en 7,239 puntos, que las valorizaciones de mercado se encuentren nuevamente sobrevalorizadas, tema que abordaremos en mayor detalle a continuación; 4) Los precios de los commodities han retomado tracción justificados por una mayor demanda mundial,  algo que además les viene bien a los países commodity-dependientes como Brasil, México y Rusia entre muchos otros; 5) En el frente político parecería que en Estados Unidos y Europa parte de los riesgos prexistentes van desapareciendo tras que el Congreso estadounidense lograse un acuerdo fiscal para los dos años siguientes y la Premier alemana, Angela Merkel, habría encontrado la fórmula para formar un cuarto gobierno bajo su mandato. Lamentablemente, en Estados Unidos continuará la discusión acerca del acceso a las armas de fuego tras que otro joven matase a 17 personas, entre ellos estudiantes y profesores, en el estado de la Florida dentro de una escuela secundaria habiéndose informado con antelación al FBI de la peligrosidad del individuo. Pero esta relativa calma bursátil también vino no sólo de una intervención formal de liquidez de corto plazo por parte de los institutos emisores sino que el entrante Presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell, decidió, el pasado martes, salirse de protocolo para mandar un primer mensaje a la comunidad inversora argumentando que el instituto emisor se mantendrá en estado de alerta ante cualquier riesgo que se vaya desarrollando y que pueda poner en riesgo la estabilidad financiera, con ello dando a entender que el brusco movimiento bursátil estaba siendo monitoreado.

Partamos por la creciente discusión que se viene formando alrededor de la valorización de mercado tras el rebote técnico que acumulan los índices accionarios desde el pasado jueves de la semana anterior. A finales de enero, cuando a la fecha habían reportado menos de 25% de las empresas que componen el S&P 500, y el mercado estadounidense se había encumbrado hacia sus máximos históricos con el índice S&P 500 girando en torno 2,872 puntos, la relación precio utilidad se había sobre extendido por encima de 19 veces producto de que la media de estimaciones en aquel momento, con una muestra empresarial acotada, había fijado las utilidades del año 2018 para el S&P 500 del orden de US$150. Evidentemente, en aquel momento, con los índices accionarios varias semanas consecutivas al alza marcando records históricos día tras día, cualquier medida técnica/estadística que hayamos utilizado daba razón de que el mercado estaba sobre extendido. Sin embargo, desde aquel entonces, ya con casi 400 empresas habiendo reportado sus utilidades para el cuarto trimestre del año anterior y muchas de ellas dando lineamientos positivos para el año en curso, las utilidades proyectadas se están centrando levemente por debajo de US$160 por acción para el S&P 500.

Por ende, tras el fuerte ajuste bursátil y la corrección al alza de las estimaciones en la utilidad proyectada de fin de año, ocurridas en la última quincena, la relación precio utilidad se ha normalizado hacia 17.1 veces, situándose aún por encima de las 16 veces a las que se viene transando en promedio durante los últimos cinco años, pero dentro de un rango más sustentable de mediano plazo. A su vez la volatilidad bursátil, que, en meses anteriores había alcanzado niveles extraordinariamente bajos, parecería que se va normalizando en semanas recientes teniendo que ahora administrar dicho movimiento bursátil de manera más tangible. Puede que un salto repentino y adicional en la estructura de tasas en las semanas que vienen, dejando a la tasa soberana a 10-años por encima de 3%, genere otra revaluación de de corto plazo, sin embargo, de mantenerse buenas proyecciones en las utilidades para las empresas estadounidenses en lo que resta del año, es difícil prever que éste pueda caer otro renglón de manera abrupta y repentina dadas las valorizaciones más razonables a las que se viene transando el mercado.

Evidentemente, la secuencia con la que vimos que se fue forjando el ajuste bursátil a principios de mes, partiendo con la depreciación del dólar y un repunte en la estructura de tasas, sigue ejerciendo preocupación simplemente porque ambas condiciones están aún presentes y en movimiento tras que el dólar acumulase una depreciación cercana s 3.7% frente al euro en lo que vamos del año y 5.7% frente al yen aun cuando aparentemente la economía estadounidense se viene fortaleciendo. A su vez, en las últimas horas el gigante de renta fija PIMCO ha argumentado que no habría justificativo alguno para que la tasa soberana a 10-años se transe por encima de 3% bajo el entendimiento que las presiones inflacionarias siguen taimadas pudiendo eventualmente recibir un respiro inclusive del precio del petróleo producto del exceso de petróleo que vienen generando los productores de “shale” en Estados Unidos. No obstante, si es que en lo que resta de febrero el dólar continúa depreciándose a nivel mundial y/o vemos un salto repentino en la estructura de tasas, puede que el mercado de renta variable registre otro descenso discrecional algo que inherentemente ha mantenido al VIX girando en torno a 19.5 veces.

Por el lado económico el foco estadounidense estuvo puesto en las cifras de inflación de enero donde el dato general se mantuvo en 2.1% mientras que el dato subyacente cerró el mes en 1.8% sin cambio alguno. Por su parte la inflación al productor aumentó hacia 2.7% (desde 2.6%), la inflación al productor subyacente cedió hacia 2.2% (desde 2.3%), ambas cifras acompañadas de un repunte en la producción industrial, la cual se expandió 3.7% año a año (desde 3.4%), alcanzando su mayor crecimiento en seis años. Por el lado del consumo, las ventas retail sufrieron una desaceleración bajando hacia 3.6% desde 5.2% netamente impactadas por las gélidas temperaturas que se registraron a través del país en la primera quincena del año. Es de esperar que veamos un sólido repunte en las ventas minoristas en los meses siguientes a medida que las personas optan por gastar más tras los recientemente dictaminados aumentos salariales y los bonos extraordinarios que estarán recibiendo, de hecho el sentimiento del consumidor se encumbró hacia 99.9 puntos desde 95.7 puntos el pasado viernes.

En el plano internacional, las exportaciones en la Euro Zona sufrieron un traspié tras que éstas se expandiesen del orden de 1% (desde 8.5%) mientras que las importaciones lo hicieron en 2.5% (desde 8.6%). Estas cifras podrían estar explicando la razón por la cual varios mandatarios del Banco Central Europeo (BCE), en días recientes, vienen argumentando una preocupación en relación a la paridad cambiaria euro – dólar. Es de esperar que de continuar la tendencia cambiaria en las siguientes sesiones los mandatarios monetarios de Europa y Japón buscarán intervenir verbalmente ya que una continua depreciación del dólar les restará presiones inflacionarias a ambos, alejando de esa manera sus datos de inflación de sus metas prestablecidas.

Por su parte el Premier japonés, Shinzo Abe, nombró por otros cinco años más al Presidente del Banco Central de Japón, Haruhiko Kuroda, siendo esta la primera vez que un mandatario monetario es ratificado para un segundo mandato desde el año 1961. Esta decisión ratifica el hecho de que el gobierno japonés continuará con su política monetaria expansionista en búsqueda de la tan ansiada reflación.

Finalmente, esta semana será corta ya que hoy los mercados estadounidenses estan cerrados celebrando el feriado federal de President’s Day. Inmediatamente a la vuelta tendremos las lecturas iniciales del mes de febrero de actividad manufacturera PMI a nivel mundial dando paso a las minutas de la última reunión de política monetaria, siendo esta formalmente la primera intervención escrita del entrante Presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell. En la Euro Zona tendremos la publicación de la confianza del consumidor y seguramente se ratificará la inflación del mes de enero en 1.3%. Por su parte en el Reino Unido el foco estará puesto en los datos del mercado laboral y en la lectura del cuarto trimestre del PIB. En Japón se conocerán los datos de inflación siendo aquel un buen momento para que sus autoridades aprovechen de aludir al movimiento cambiario que se viene registrando. El mercado chino estará cerrado prácticamente toda la semana para terminar ésta con la decisión de política monetaria de Colombia. Por el lado corporativo estarán reportando sus resultados trimestrales Domino’s, Duke Energy, Hewlett Packard, Home Depot, La Z Boy, Pandora, Roku, Rent A Center  y Walmart quedando el resto del sector retail para la última semana del mes.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .