EEUU: ¿Recesión en el Horizonte?


A medida que vamos cerrando el agitado mes de febrero, con los índices accionarios habiéndose desajustado punta a punta del orden de -2.2% en promedio, el rugir de la conversación bursátil acerca de una posible recesión, hacia el año 2019, se está volviendo cada vez más latente dentro del vocablo simplemente porque existe una remota  posibilidad de una excesiva reacción por parte de la Reserva Federal (FED) en pos de evitar un sobre calentamiento económico, como nos mencionó escrita y verbalmente su Presidente, Jerome Powell, el día de ayer. Sin embargo, dicho escenario se ve aún muy lejano simplemente porque la confianza del consumidor estadounidense en el mes de febrero, independiente del vaivén bursátil registrado durante la primera quincena del mes, alcanzó su mayor lectura de 130.8 puntos (desde 124.3 puntos) desde el año 2000. A su vez ambos índices relacionados a los precios de los bienes inmuebles continúan mostrando un dinamismo saludable con la lectura Case & Shiller expandiéndose del orden de 6.3% año a año (desde 6.4%) mientras que el índice FHFA lo viene haciendo cercano a 6.5% (desde 6.7%). El miércoles por la mañana se estará publicando la segunda lectura del crecimiento económico del PIB del cuarto trimestre del año anterior estimado en 2.5% (desde 2.6%). Evidentemente, como argumentarán algunos, la lectura de crecimiento económico para este primer trimestre del año se va corrigiendo a la baja con la FED de Atlanta estimando una expansión del orden de 2.6% mientras que las autoridades de Nueva York estiman una expansión de 3.1%. Dichas cifras impactadas, en parte, por las gélidas temperaturas que registró el país en enero y que tuvieron un impacto no solo sobre la demanda interna, sino que también sobre el sector inmobiliario.

Por su parte las ordenes de bienes durables mostraron una desaceleración hacia 6.8% (desde 11.3%) sin que por ahora se haya registrado un aumento producto del cambio implementado por la reciente legislación tributaria permitiendo depreciación inmediata de la inversión. Habiendo señalado aquello, los comentarios realizados por Powell fueron similares a los que venían esgrimiendo las autoridades monetarias de la FED hace varios meses. Powell reiteró que la economía estadounidense viene creciendo de manera saludable con una tasa de desempleo cercana a 4% y la inflación aún por debajo del 2% sin que hasta la fecha haya indicios de un aumento importante en esta última variable. Sin embargo, en esta edición, y a diferencia de lo que venía reiterando su antecesora, Janet Yellen hacia finales de su mandato, él optó por señalar que tratará de evitar que la economía tome demasiada velocidad para así, también, evitar un posible proceso de sobre calentamiento económico. Ello, porque, sí la economía estadounidense registra una tasa de desempleo por debajo de 4%, por un periodo prolongado de tiempo, podría engendrar problemas inflacionarios obligándolo, al instituto emisor, a subir las tasas de interés de manera más progresiva. Por ahora el mercado estima que la FED procederá con su primera alza de tasas del año, el próximo 21 de marzo, fecha en que sostendrán su segunda reunión de política monetaria, donde además entregarán nuevas estimaciones para el crecimiento e inflación para éste y los siguientes años. Powell, además fue extremadamente cauto al mencionar el impacto que tendrá la doble dosis fiscal aprobada por el gobierno sino más que mencionar que avivará aún más a la economía, sin embargo, este estimulo será contrarrestado por la normalización de la política monetaria, palabras que finalmente se tradujeron en que la tasa soberana trepe hacia 2.9% y las probabilidades de cuatro o más alzas de tasa en el año se encumbren hacia 35% a medida que anclan las expectativas de inflación.

En el plano internacional la lectura inicial de inflación en la Euro Zona del mes de febrero cedió hacia 1.2% (desde 1.3%) mientras que la inflación subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos e inflación, se mantuvo por tercer mes consecutivo en 1%. Esto hará que el siguiente jueves, 8 de marzo, la laboral del Presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, sea más fácil ya que podrá justificar con mayor facilidad el programa de liquidez hasta septiembre de este año comprando €30 mil millones de activos mensuales. Por su parte en Alemania, la encuesta Gfk relacionada al consumo cedió marginalmente hacia 10.8 puntos (desde 11 puntos) en un entorno donde la tasa de desempleo se mantuvo estructuralmente baja en 5.4% por segundo mes consecutivo y la inflación cedió hacia su menor nivel desde el año 2016 situándose en 1.2%. Entre tanto en Japón el Presidente del Banco Central, Haruhiko Kuroda, también podrá justificar con mayor facilidad la extensión de su programa de liquidez no sólo porque aún no hay presiones inflacionarias, sino que también porque la producción industrial se desaceleró hacia 2.7% (desde 4.2%) mientras que las ventas retail lo hicieron hacia 1.6% (desde 3.6%). Esto permitió que el dólar se apreciase en horas recientes dejando a la paridad euro dólar en €1.22 y la relación dólar – yen girando en torno ¥107.

En el frente emergente las lecturas oficiales de actividad económica en China llamaron la atención al situarse por debajo de las expectativas de mercado. Por el lado manufacturero la cifra de febrero cerró en 50.3 puntos (desde 51.3 puntos) mientras que la lectura de servicios cedió hacia 54.4 puntos (desde 55.3 puntos). Habiendo denotado aquello puede haber un error muestra simplemente por las recientes festividades de año nuevo. En India la lectura de manufactura se situó en 52.1 puntos (desde 52.4 puntos) quedando a la espera de la lectura de crecimiento del cuarto trimestre estimada en 7%. En el plano monetario tanto las autoridades de Argentina y Corea del Sur optaron por mantener sus tasas de instancia intactas dejándolas en 27.25% y 1.5%, respectivamente. El comunicado argentino señaló que guardará extrema cautela antes de adoptar nuevas medidas quedando a la espera de un proceso des inflacionario más pronunciado.

En conclusión, daría la impresión que varios agentes de inversión están entendiendo, voluntariamente, que tratar de evitar un sobre calentamiento económico es equivalente a una recesión futura, escenario que por ahora se ve lejano pero que siempre se inicia por un cambio en las expectativas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s