EL MERCADO ESTA SEMANA


A diferencia de lo que venía ocurriendo en el último mes, a medida que los índices accionarios estadounidenses se venían recuperando del desajuste bursátil ocurrido durante la primera quincena de febrero, el comportamiento bursátil fue más errático intradía acumulando retornos negativos en los últimos días. De hecho, en la semana el Dow cerró por debajo de los 25,000 puntos rentando -1.5%, el S&P 500 levemente por encima de los 2,750 puntos cediendo -1.2% y el Nasdaq bajó -1% por debajo de los 7,500 puntos todos manteniendo umbrales técnicos de los cuales no se han podido desprender ya por varios días.

Es bajo ese escenario que el Dow (actualmente en 24,947 puntos) acumula una rentabilidad en lo que vamos del año 2018 de 0.9%, el S&P (actualmente en 2,752 puntos) lleva un retorno de 2.9% y el Nasdaq, liderado por un repunte en el sector tecnológico, acumula un alza de 8.4% (actualmente en 7,482 puntos). Este comportamiento errático, que mencionásemos con anterioridad, se reflejó en la montaña rusa que fueron corriendo los índices con varias subidas y bajadas cada día para terminar la sesión en territorio negativo. Este movimiento más ampliando se puede atribuir a los siguientes elementos: 1) El incierto escenario macroeconómico que presentará la Reserva Federal (FED) ante el dictamen de su primera alza en la tasa de política monetaria, llevándola hacia 1.75% (+25 puntos base) este próximo miércoles 21 de marzo; 2) Un inusual aumento en las tasas cortas en el sistema financiero global haciendo que tanto el TED spread y el diferencial entre la tasa LIBOR a 3-meses y el índice swap overnight (IOS) se haya encumbrado hacia niveles que no se habían registrado en varios años denotando un apretón de liquidez financiero y; 3) Los agentes de mercado están buscando asignarle una “adecuada” prima por riesgo político a la tasa de descuento a medida que la administración Trump no sólo está rotando el gabinete ministerial sino que también está mandando mensajes cruzados acerca del siguiente paso arancelario que estará dando en relación posiblemente a China, algo que podría desembocar en un guerra comercial formal sumándose a la conflictiva aprobación de aranceles globales al acero (de 25%) y aluminio (de 10%) donde el gobierno también clarificó que las empresas estadounidense no tendrían facilidad para demandar exenciones a éstas.

Todos estos elementos se están forjando en un escenario donde hoy por hoy no hay presiones inflacionarias latentes en Estados Unidos más que aquellas que emanan de la depreciación del dólar a nivel mundial, cifra que suma casi un 14.5% en relación al euro. A su vez, año a año las ventas retail estadounidenses conjuntamente con la producción industrial se vienen expandiendo del orden de 4% y 4,4%, respectivamente. Sin embargo, lo que generó cierta ansiedad en la semana fue la corrección a la baja que realizó la Reserva Federal (FED) de Atlanta a su proyección del crecimiento económico para este primer trimestre del año hacia 1.8% (desde 2.5%) sobre la base de una acumulación de inventarios que se arrastra, aparentemente, desde finales del año anterior acompañado a su vez de un aumento en el déficit fiscal del país. Entre medio, en el frente internacional, los presidentes de los bancos centrales de la Euro Zona y Japón optaron por intervenir verbalmente mandándole un mensaje implícito al entrante Presidente de la FED, Jerome Powell, que actuase con paciencia, persistencia y sobre todo prudencia.

En las próximas horas el reciente asignado Presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell, tendrá que dictaminar política monetaria bajo un escenario en el cual parecería que algunas piedras en el camino se van forjando haciendo la complejidad distinta a la que presentaron sus antecesores. El proceso de normalización monetaria que tendrá que administrar Powell tiene dos nuevos componentes que no estaban presentes con anterioridad que son; primero, un deterioro en el déficit fiscal, que implica una mayor emisión de instrumentos de renta fija en todos sus plazos y segundo, un deterioro con los principales aliados comerciales estadounidenses producto de la introducción de tarifas, que por lo demás distorsionan la adecuada asignación de recursos.  Por ahora y en los próximos 12 a 18 meses el proceso de normalización monetario continuará una senda gradual, no obstante, ya en algunos escenarios base de las principales bancas de inversión hay una desaceleración macroeconómica prevista para el año 2020 bajo el entendimiento de una sobrereacción en la tasa de instancia monetaria por parte de la FED en pos de controlar la inflación y anclar las expectativas de inflación que se podría generar en un escenario donde el recorte tributario acompañado de un mayor gasto fiscal desembocan en un crecimiento inflacionario con un tasa de desempleo que se va comprimiendo por debajo de 4% (actualmente en 4.1%).

Un segundo factor que ha generado mayor nerviosismo en la última semana es que el TED spread (diferencial entre la tasa soberana a 3-meses estadounidense y la Libor de 3-meses) se ha encumbrado a 40 puntos base mientras que el el diferencial entre la tasa LIBOR a 3-meses y el índice swap overnight (IOS) ha sobrepasado los 50 puntos base alcanzando su mayor nivel desde el año 2007. Evidentemente, esta semana tuvimos el anuncio de las quiebras de Toys ‘R’ Us y iHeart Radio sumándose a la quiebra, hace un par de semanas atrás, de la aseguradora china Anbang en una semana donde se recordaba la quiebra de Bear Stearns hace una década, evento que gatilló la crisis financiera más importante desde la crisis de la Gran Depresión.

Cualquiera sea la razón de fondo, lo que debemos tomar en consideración entrando al cierre del primer trimestre es que se viene registrando un apretón de liquidez en un escenario donde la FED viene recortando la liqiudez a través de su programa de ventas de activos y alza de tasas y otros bancos centrales estarían evaluando cambiar algunas de sus estrategias. Finalmente, esta semana el Presidente Trump no sólo destituyó al Secretario de Estado, Rex Tillerson, sino que nombró como reemplazo de éste a Mike Pompeo, Director de la CIA, y en el cargo de renunciado, Gary Cohen, optó por un nombramiento inusual como fue el de Larry Kudlow, un economista dedicado a los medios de prensa de hace décadas. El problema ahora nace de un claro alejamiento por parte de la administración Trump del sector privado privilegiando asesores que van más en línea con posibles guerras comerciales. A tal punto que Kudlow hizo alusión a que la implementación de tarifas diferenciadas a China parecía una estrategia comercial adeucada. Ya dicho proceso debe estar tan bien encaminado que el semanario The Economist en su edición del pasado jueves determinó hasta que monto se impondrían las tarifas y que clase de productos. Lo que si se desconoce aun es cuál será la represalia que adoptará el gobierno chino como parte de esta nueva era comercial.

Habiendo señalado aquello este próximo miércoles Jerome Powell sostendrá su primera intervención verbal frente a los medios de prensa como Presidente de la FED detallando, posiblemente, un nuevo escenario macroeconómico base donde se prevé cuatro alzas de tasas de interés de 25 puntos base cada una en los próximos doce meses. Sin embargo, puede que éste sea más cauto producto de la corrección a la baja del crecimiento económico del primer trimestre del año hacia 1.8%. Por ahora Powell recibe una economía donde por el lado inflacionario ya sabemos que esta cifra subió marginalmente hacia 2.2% mientras que la inflación subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, se mantuvo en 1.8% sin cambio alguno. A ello, hay que sumarle las cifras de inflación al productor las cuales reflejaron la reciente depreciación del dólar a nivel mundial.

En el frente laboral, en promedio en lo que vamos del año 2018 la economía ha generado 276 mil empleos por mes lo cual se compara más que favorablemente con los 182 mil que se generó el 2017. Por su parte la tasa de desempleo se mantiene en 4.1% y la inflación salarial cedió hacia 2.6%. A su vez las ventas retail del mes de febrero se expandieron del orden de 4% año a año (desde 3.9%) mientras que la producción industrial lo hizo en 4.4%. Lo que si llamó la atención fue el leve deterioro que registró el índice de inventarios a ventas en enero, subiendo hacia 1.34 veces, mostrando el primer repunte desde agosto del año anterior. Puede que algunas empresas estadounidenses se hayan quedado con inventario invernal lo cual se traduciría en un menor crecimiento económico al previsto durante el primer trimestre del año. Sin embargo, este escenario ahora puede verse impactado no sólo por el creciente déficit fiscal, el cual  subió hacia 3.6% (desde 3.1%) del PIB, sino que también por la implementación de aranceles globales.

En este mismo frente monetario cabe recordar que el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, argumentó que las presiones desinflacionarias siguen presentes en la región y que aún cuando la inflación salarial esta gradualmente acercándose hacia rangos más aceptables aún el instituto emisor debía seguir una política “paciente, persistente y prudente”. Mientras que el Presidente del Banco Central de Japón, Haruhiko Kuroda,  enfatizó que los programas de liquidez extraordinarios continuarán hasta que no se vea mayores presiones inflacionarias. En los últimos días, se han estado negociando los aumentos salariales anuales en Japón los cuales se estima que generarán modestos incrementos salariales, igual que en años anteriores, aún cuando el gobierno se encuentra buscando un aumento del orden de 3% para gatillar mayores presiones inflacionarias.

Esta semana se avecina el foco estará puesto en los bancos centrales a nivel mundial, porque entre aquellos que estarán dictaminando política monetaria se encuentran Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, Indonesia, Reino Unido y Rusia. En Estados Unidos además de una posible alza en la tasa de instancia monetaria hacia 1.75% (+25 puntos base) por parte de la FED se estarán publicando las ventas de viviendas nuevas y usadas y las ordenes de bienes durables. A su vez, en los próximos días tendremos la publicación de resultados trimestrales por parte Arcos Dorados, Darden, Fedex, Nike y Oracle entre otras. En el plano internacional, en la Euro Zona se conocerá la lectura del sentimiento del consumidor y en Japón se publicarán los datos de inflación.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .