LOS MERCADOS ESTA SEMANA


El inicio bursátil del segundo trimestre del año empezó con el mismo grado de volatilidad registrado en semanas anteriores impactado por los mismos recuadros que se venían desplegando desde mediados de marzo con: 1) Una latente preocupación acerca de potenciales presiones inflacionarias salariales en Estados Unidos que por lo demás nunca llegaron simplemente porque la economía estadounidense, misteriosamente, generó 103 mil nuevos empleos en el mes de marzo y la tasa de desempleo se mantuvo en 4.1%. Por ahora la inflación salarial se mantuvo girando en torno a 2.7% y todos quedarán expectantes a la cifras de inflación del mes de marzo, que se publicarán a media semana, donde se estima que la inflación general subirá hacia 2.4% y el dato subyacente, aquel que excluye los precios de los alimentos y energía, terminará finalmente en la meta de 2% que tiene como objetivo la Reserva Federal (FED); 2) Incertidumbre alrededor de las empresas tecnológicas no sólo por posibles cambios regulatorios en el rayado de cancha en el cual estarán operando de aquí en adelante, sino que también del posible impacto que generaría una posible guerra comercial que viene liderando Estados Unidos en varios frentes, ello porque los ingresos de muchas empresas tecnológicas se generan en el extranjero; y finalmente 3) El inicio formal de una escalada comercial que la ha llevado a la relación chino-estadounidense hacia un cuadrilátero donde las amenazas entre ambos gobiernos se han dejado sentir día tras día generando una batahola bursátil con movimientos bruscos intradía.

Es así que el Dow terminó la semana levemente por debajo de 24,000 puntos (actualmente en 23,933 puntos) rentando -0.7% mientras que el S&P 500 logró mantener el subsuelo de 2,600 puntos (actualmente en 2,605 puntos) cediendo -1.4%. A su vez, el Nasdaq, afectado netamente por el desplome en las empresas tecnológicas, cedió del orden de -2.1% (actualmente 6,915 puntos), quedando todos ahora al inicio de los resultados del primer trimestre que se empezarán a conocer a partir del próximo 13 de abril. Habiendo señalado aquello desde principios de marzo dichos índices accionarios acumulan caídas promedio del orden de -4.4% y desde que alcanzasen sus máximos históricos, durante el primer trimestre del año, éstos han cedido en promedio -9.4% entrando prácticamente en una corrección. Por su parte la tasa soberana, dadas las inexistentes presiones inflacionarias y una acentuada aversión al riesgo, terminó la semana en 2.77% aun cuando vimos como el TED Spread continuó al alza, trepando hacia 61 puntos base, ratificando la persistente iliquidez que se viene registrando en los tramos de hasta 3-meses en el sistema financiero global.

Finalmente, en la recta final de la semana vimos como el precio del petróleo cedía del orden de -4.6% situándose en US$62 el barril tras que la cantidad de perforaciones petroleras aumentase significativamente en Estados Unidos sobrepasando el umbral de 1,000 (actualmente en 1,003) ratificando mayor actividad a medida que el precio se mantiene por encima de US$60 el barril.

Por ahora, daría la impresión que los tres principales riesgos, tienen la misma importancia en la volatilidad bursátil, que por lo demás ha dejado al índice de volatilidad (VIX) nuevamente en 21.5 puntos), ratificando el latente nerviosismo que existe en el mercado de renta variable. Por ende, dado aquello partiremos inversamente analizando todo lo acaecido en el cuadrilátero sino estadounidense que ya anunciamos anteriormente. La semana empezó con la formalización arancelaria china a 128 productos estadounidenses por un monto importado por US$3 mil millones. Al día siguiente (martes) el gobierno estadounidense listaba aproximadamente 1,300 productos chinos que estarían sujetos a aranceles del 25% por un monto importado de US$50,000 millones. Hacia el miércoles el gobierno chino, detallaba otros 106 productos, entre ellos manufactura estadounidense y productos agrícolas incluyendo a la soya, por un monto importado de US$50 mil millones sujetos a aranceles de igual magnitud llevando formalmente su queja a la Organización de Comercio Mundial (WTO).

Finalmente, el jueves a última hora el Presidente Trump instruía otra imposición arancelaria a US$100 mil millones de importaciones chinas, llevando a que el Premier chino Xi Jinping anunciase que dicho país procederá de manera recíproca demostrando el poder que tiene el empoderado Xi. Entre medio los asesores económicos de Trump, partiendo por el Secretario de la Tesorería, Steve Mnuchin, seguido por el asesor económico, Larry Kudlow, y aquel de comercio, Peter Navarro, se pasearon por todos los medios de prensa posibles tratando de bajar el tono de las amenazas mientras que el gobierno chino abría las puertas para una negociación diplomática. Todo esto generó una toma de beneficios en aquellas empresas que se verían afectadas por una guerra formal entre ambos países incluyendo a Caterpillar, Cisco, Intel y 3M las cuales cedieron del orden de -3% en la semana. Sin embargo, esta contenciosa relación continuará en las próximas horas simplemente porque este martes Xi Jinping estará delineando su plan económico donde trazará la estrategia comercial que seguirá en los próximos años demostrando que China es una potencia mundial, como anunció el mismo Xi Jinping hacia finales del año anterior.

Por su parte, el Presidente Trump, quien ha visto una mejoría en las recientes encuestas de aprobación popular a medida que gira el dial comercial con tonos cada vez más agresivos, esta formalmente entrando en campaña política a seis meses de la próxima elección del Congreso. Sin embargo, un mal cálculo por parte de cualquiera de los dos mandatarios podría desembocar en una guerra comercial sin precedente donde los aranceles entre ambos países parecería que están girando en torno a 25%. Sin embargo, Trump, a diferencia de Xi Jinping, tendrá que caminar cautelosamente simplemente porque la posible imposición de aranceles a productos agrícolas estadounidenses por parte de China tendrá una incidencia sobre el apoyo incondicional que le ha brindado dicho sector a Trump.

La segunda fuente de incertidumbre emana del sector tecnológico el cual también continuará en los próximos días quedando todos a la espera de la comparecencia del CEO de Facebook frente al Congreso los próximos 10 y 11 de abril. Ello tras que la empresa ratificase que el despliegue de información de sus clientes a Cambridge Analytica fue de 87 millones de usuarios y no del orden de 50 millones. A su vez, la alta gerencia de la empresa se paseó por cuanto medio de prensa pudo pidiendo perdón y anunciando cambios a la plataforma que podrían suavizar los comentarios y críticas que podrán tener los congresistas en las próximas semanas siendo que la empresa parecería haber sabido por varios años la vulnerabilidad del uso de la información privada de sus usuarios. A su vez, el Presidente Trump aprovecho prácticamente toda la semana para atacar a Amazon argumentando que la empresa no está cubriendo los costos reales de envío de sus paquetes utilizando al sistema de correos estadounidense como su mensajero “barato”, según las mismas palabras de Trump. Es de esperar que eventualmente, algún congresista, pida que el fundador de Amazon, Jeff Bezos, se presente frente al estamento legislativo, así como lo hará el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, en los próximos días. Finalmente, no nos debemos olvidar que la presión sobre el sector tecnológico también viene del frente comercial ya que muchas de éstas forman parte importante de su producción en China y generan parte importante de sus ventas en aquel país.

En el frente inflacionario estadounidense, siendo ésta la tercera fuente de incertidumbre, uno hubieses pensado que con los magros datos de empleo del mes de marzo todo entraría en calma. Sin embargo, el pasado viernes el Presidente de la FED, Jerome Powell, conjuntamente con el reciente asignado nuevo Presidente de la FED de Nueva York, John Williams, señalaron que las tasas continuarán al alza gradualmente, como era de esperar. Sin embargo, el empoderado Williams, que actualmente es Presidente de la FED de San Francisco, anunció que el estimaba entre 3 a 4 alzas en la tasa de política monetaria en lo que resta del año, aumentando al nerviosísimo con el cual venía ya operando el mercado. Fue asi que en el mes de marzo la economía generó 103 mil nuevos empleos, la tasa de inflación se mantuvo en 4.1% y la inflación salarial subió marginalmente hacia 2.7% (desde 2.6%). Habiendo denotado aquello vimos como el dato de empleo privado ADP, completamente desalineado de la cifra oficial, registró 241 mil nuevos empleos creados en el mes de marzo generando con ello consternación dada el diferencial existente. Sin embargo, ya a media semana se publicarán las actas de la última reunión de política monetaria de la FED donde tendremos un mejor bosquejo de lo que viene pensando el Comité Abierto.

Por ahora el único destello de luz esperanzador que podría estabilizar a los mercados durante las próximas semanas emana de los resultados trimestrales que se empezarán a publicar formalmente esta semana partiendo el miércoles con Bed Bath and Beyond, siguiendo el jueves con Blackrock dejando a la gran banca estadounidense hacia el viernes incluyendo a Citigroup, JP Morgan, PNC Financial y Wells Fargo. Por ahora, según Factset, las empresas del S&P 500 estarán generando un crecimiento en ventas y utilidades del orden de 7.3% y 17.1%, respectivamente, en relación a igual trimestre del año anterior. Habiendo dicho aquello esta buena perspectiva podría verse empañada por los comentarios que esgrimirán los líderes empresariales en relación a una posible guerra con China ya que algunos de ellos estarán paralizando sus planes de inversión quedando a la espera de una mayor claridad gubernamental.

En el plano internacional, en la Euro Zona la inflación preliminar del mes de marzo se estimó en 1.4% (desde 1.1%) mientras que el dato subyacente fue de 1% (sin cambio alguno). A su vez la tasa de desempleo cedió hacia 8.5% (desde 8.6%) ratificando el buen dinamismo que continúa registrando la región. En Japón vimos como la lectura PMI compuesta, aquella que incluye a los sectores de manufactura y servicios, cedió hacia 51.3 puntos (desde 52.2 puntos) mientras que la lectura de servicio lo hizo hacia 50.9 puntos (desde 51.7 puntos), ratificando la transitoria desaceleración ocurrida en Asia en el mes de marzo. Finalmente, debemos destacar que el real brasileño continúa depreciándose frente al dólar cerrando la semana en R$3.37 a medida que el ex presidente Luiz Ignácio Lula da Silva se entregaba ayer a la justicia para cumplir su sentencia a 12-años de cárcel.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.