¿Cómo será la próxima recesión?


Pimco, una de las gestoras privada de bonos más grande del mundo, ha publicado sus perspectivas económicas en un informe titulado “Despertares Abruptos”. En el mismo se avisa que la economía global y los mercados financieros “podrían enfrentar una nueva era de cambios radicales”. Un resultado que promete cambiar la coyuntura actual “para bien o para mal”, avisan desde Newport Beach, California.

En este sentido, Joachim Fels, Andrew Balls y Daniel Ivascyn consideran que algunos de estos cambios ya están ocurriendo. Entre ellos destaca el cambio de dinámica entre las políticas monetarias a medida que los bancos centrales retiran sus estímulos dando mayor protagonismo a las políticas fiscales más expansionistas. Al mismo tiempo, la mayor supervisión regulataria vira del sector financiero al sector tecnológico mientras “el nacionalismo económico y el proteccionismo continúan al alza”, avisan desde Pimco.

En estas circunstancias, los expertos de la gestora barajan distintos escenarios sobre lo que podríamos esperar. Uno de ellos, el más benévolo, implica un repunte sostenible influenciado por un crecimiento significativo de la productividad gracias a la influencia de las nuevas tecnologías y el aumento de la inversión empresarial. Un contexto que también tendrá sus consecuencias negativas, ya que un aumento del crecimiento potencial también implica unos mayores tipos de interés.

Otra de las posibilidades podría materializarse durante o después de la próxima recesión, que desde Pimco consideran que ocurrirá en los próximos 3 a 5 años. Para entonces podría experimentarse un moviemiento populista mucho más extremo de lo que hemos visto durante los últimos años. “Esto podría tener distintos resultados: una redistribución radical de los ingresos y la riqueza, un proteccionismo más agresivo, nacionalización de empresas clave o incluso industrias, o ataques contra la independencia del banco central”, explican Fels, Balls e Ivascyn.

Desde Pimco consideran que el hecho de que EEUU sufrirá una recesión en el periodo mencionado se ha convertido ya en un escenario definido por consenso por lo tanto lo más interesante es preguntarse cuán larga y profunda podría ser. Tras elaborar la correspondiente encuesta entre estrategas y economistas, la gestora se inclina por una recesión menos profunda y más larga, en lugar de más profunda pero más corta.

Esta visión viene respaldada por varias características. La primera es que la contracción de la actividad debería ser menos profunda porque a día de hoy no existen señales que indiquen una sobreinversión o excesos dentro del tejido empresarial. Tampoco se observan burbujas inmobiliarias mientras el sector financiero es mucho más estable que en ciclos previos. Aún así, los elevados niveles de apalancamiento entre las empresas no financieras incrementa el riesgo de una oleada de impagos y quiebras incluso aunque la recesión sea inicialmente poco profunda.

En segundo lugar hay que destacar que la próxima recesión durará más tiempo dado que los tipos de interés siguen siendo relativamente bajos y los bancos centrales cuentan ya con balances significativamente elevados. Paralelamente, los déficit fiscales, especialmente en EEUU, reducen la capacidad de reacción a la hora de usar este tipo de estímulos para suavizar los efectos de una contracción de la actividad mundial. Además, dada la tendencia generalizada hacia el nacionalismo económico y el proteccionismo, una recesión “podría fomentar la desglobalización del comercio global y las guerras cambiarias”, alertan desde Pimco.

Por último, la próxima recesión implicará un mayor nivel de riesgo que una contracción estándar. Entre las razones que alegan desde esta gestora se menciona la baja inflación y la debilid estructural en la eurozona, factores que bajo una recesión aumentarían el riesgo de una ola populista centrada en la redistribución de la riqueza y la confiscación.

“Nadie tiene una bola de cristal sobre lo que ocurrirá en la economía, los mercados o la política así como los riesgos que surjan de los movimientos populistas”, reconocen desde Pimco recomendando no “poner todos los huevos en la misma cesta” a la hora de invertir. “Debemos centrarnos en mantener una flexibilidad en la cartera para responder adecuadamente a los riesgos sean estos tanto al alza como a la baja”, recomiendan aunque ello implique renunciar a cierto potencial en el rendimiento.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.