El tedio veraniego y la bolsa americana


Con el Dow Jones acumulando en julio una rentabilidad de casi el 5% y el S&P 500 haciendo lo propio con algo más del 3%, la calma chicha se ha visto fomentada por el hecho de que las compañías de EEUU siguen batiendo expectativas. Con la temporada de resultados ya atravesando su ecuador, S&P Capital IQ estima que el beneficio operativo de los componentes del S&P 500 aumentó un 23,6% en el segundo trimestre, por encima del 19,5% barajado al cierre de junio.

Sin embargo, a medida que nos adentramos en agosto, la crispación bursátil, normalmente inducida por factores externos al mercado, suele agitar el sopor de los inversores. No olvidemos que el octavo mes de agosto sintió el año pasado las promesas por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de desatar “el fuego y la furia” sobre el régimen norcoreano. Dos años antes, este mismo mes se postuló como el escenario de la furtiva devaluación del yuan, que generó estragos en los mercados de todo el mundo.

En estos momentos, con una economía “fuerte”, según el adjetivo utilizado el pasado miércoles por la Reserva Federal, que continúa sentando la base para apretar su política monetaria en dos ocasiones más este año, y un mercado laboral viento en popa, algunos podrían pensar que la tónica actual no tiene motivos para desvanecerse. Nada más lejos de la realidad, dado que los vientos a favor y en contra prometen agitar el curso de la bolsa americana tan pronto como el mes en curso.

Es precisamente en años donde los estadounidenses acuden a las urnas para elegir a los legisladores del Congreso y el Senado, cuando agosto comienza a mostrar los primeros síntomas de tensión. “Hoy en día, la historia nos avisa que deberíamos prepararnos, pero no siembre huir, del aumento de volatilidad que veremos en las próximas semanas”, señala Sam Stovall, estratega jefe de CFRA. Este experto apunta soportes del S&P 500 entre los 2.789 puntos y los 2.801 puntos como referencias que mantendrán la tendencia alcista. Perderlos, “invitará a una mayor presión para seguir vendiendo”, asegura.

Desde la II Guerra Mundial, durante periodos de elecciones legislativas, el S&P 500 ha borrado alrededor de un 1% durante los meses de agosto y septiembre. De hecho, el comportamiento del indicador entre agosto y octubre puede ayudar a vaticinar lo que ocurrirá en las urnas el próximo noviembre. Cuando el indicador ha registrado pérdidas durante dicho periodo, el partido en el poder ha perdido menos escaños que cuando el indicador ha registrado una rentabilidad positiva.

Fuera de las elucubraciones electorales, otros dos aspectos prometen avivar el nerviosismo y la volatilidad de los inversores. El primero llega de mano del escenario geopolítico, con Irán a la cabeza. La administración Trump ha pedido a sus aliados que corten las importaciones de crudo procedentes de la república islámica antes de noviembre. Algo que ha llegado a impulsar el barril de crudo estadounidense hasta los 70 dólares el barril. Este mismo mes, con la reinstauración de las primeras sanciones, las compañías y gobiernos no podrán usar dólares en sus transacciones con el régimen de Hassan Rouhani y todas las transferencias bancarias en la divisa estadounidense serán canceladas.

Por otro lado están las tensiones comerciales. Si la Casa Blanca parece haber reencontrado la sintonía con Bruselas, ante el compromiso inicial que apunta a una mayor compra europea de gas natural licuado o soja estadounindenses, mientras acelera la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), también se doblega la presión a China. La administración Trump confirmó que elevará del 10% al 25% los aranceles previstos para un catálogo de productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares. Una decisión que no supondrá un “cataclismo” según el secretario de Comercio, Wilbur Ross, quien cifró en 50.000 millones de dólares, o el 1% del PIB chino, el impacto de esta decisión. Paralelamente, el próximo 23 de agosto entran en vigor los aranceles sobre 16.000 millones de dólares en importaciones chinas.

Desde Goldman, su estratega jefe, David Kostin, se ponía uno de los peores casos y asumía que Washington impondrá aranceles del 10% de medida sobre todas las importaciones del gigante asiático. En tal caso, lo que Kostin considera “una escalada seria del conflicto comercial”, su equipo revisaría los beneficios estimados para el S&P 500 el año que viene en un 3%, hasta los 170 dólares.

“Si las tensiones comerciales siguen aumentando y se proponen e implementan nuevos aranceles, las compañías con mayor exposición al mercado estadounidense deberían tomar el liderazgo”, avisa Kostin, quien indica que un dólar estadounidense más fuerte y un crecimiento económico por encima de la tendencia apoyarían esta tesis.

Pero asiduo a sacar conejos de la chistera, Trump podría compensar los riesgos a la baja con una dosis azucarada de estímulo fiscal dirigido precisamente a inversores y a las rentas más altas. A poco más de tres meses para las elecciones legislativas, se estarían planteando cambios en el código tributario en forma de recortes impositivos por alrededor de 100.000 millones de dólares en la próxima década.

La Casa Blanca y el Departamento del Tesoro buscan ligar el rendimiento del capital a la inflación. Una operación que reduciría sensiblemente la cantidad a gravar. Bajo la legislación vigente, un inversor que compró acciones por 100.000 dólares en 1980 e intentase venderla hoy por un millón de dólares, enfrentaría un gravamen aproximado del 20% sobre alrededor de 900.000 dólares, básicamente, la diferencia entre el precio de la compra y el de venta.

Sin embargo, con los objetivos de Trump en mente, si el valor original del activo comprado se ajustase a la inflación, su precio ascendería hasta cerca de los 300.000 dólares, por lo que se reduciría la rentabilidad del capital a tasar hasta los 700.000 dólares. De esta forma, el contribuyente en cuestión se ahorraría hasta 40.000 dólares. Una fórmula que para muchos expertos sería un estímulo exclusivo para las rentas más altas del país.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.