ESTA SEMANA EN WALL STREET


Las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China continuarán en Washington después de que la sexta ronda de negociaciones concluyera en Pekín el viernes sin ninguna señal de progreso sustancial. Las conversaciones se producen después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, insistiera en que las reformas estructurales deben formar parte de cualquier “acuerdo real” para poner fin a la guerra comercial. El punto muerto ha aumentado la presión sobre Trump para extender la fecha límite del 1 de marzo para llegar a un acuerdo y evitar una escalada de los aranceles sobre las importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares, del 10% al 25%.

Durante su comparecencia el viernes, cuando Trump informó sobre su intención de activar el estado de emergencia nacional para construir el muro en la frontera con México, también se pronuncio sobre las negociaciones en curso con China dentro de la tregua comercial iniciada el pasado 1 de diciembre. El inquilino de la Casa Blanca incidió en que “existe la posibilidad” de extender las conversaciones más allá del próximo 1 de marzo. 

Previamente, el representante comercial de EEUU, Robert Lighthizer, dijo al presidente chino, Xi Jinping, que los negociadores “avanzaron” en las conversaciones de esta semana en Pekín. No obstante, aunque existe un compromiso por aumentar las importaciones de productos y servicios estadounidenses, asuntos como la transferencia forzada de tecnología o los subsidios estatales continúan sin resolverse.

“Espero que continúe trabajando duro para promover un acuerdo de beneficio para ambos países”, dijo el presidente chino a Lighthizer, quien apostilló que queda trabajo por hacer “pero tenemos esperanzas”. Está previsto que las negociaciones entre ambas delegaciones continúen la semana que viene en Washington.

También está previsto que el Departamento de Comercio de EEUU, entrege al presidente Trump su conclusión tras el análisis de las importaciones automotrices bajo la sección 232 de la Ley de Comercio de EEUU. Se espera que, como ocurrió con las importaciones de acero y aluminio, se concluya que los coches y autopartes extranjeros suponen un peligro para la industria nacional.

Esto activará un plazo de 90 días en los que la administración estadounidense deberá decidir si impone aranceles generales del 25% a todas las importaciones de vehículos y autopartes, si opta por implantar cuotas o si prefiere atajar áreas más específicas, como los vehículos eléctricos. Seguramente Trump no tomará una decisión inmediata a medida que continúan las negociaciones con Bruselas y Tokio para lograr algún tipo de acuerdo comercial.

Del lado macroeconómico, los datos sobre la confianza de los constructores de viviendas y las ventas de viviendas de segunda mano proporcionarán cifras actualizadas sobre el sector inmobiliario, que pareció perder impulso a finales del año pasado. Los inversores también prestarán atención al informe de bienes duraderos en busca de pistas sobre el estado de salud de la inversión empresarial y la demanda de productos de larga duración, en medio de los indicios de que el sector manufacturero podría haberse visto afectado por la desaceleración de la economía china y la fortaleza del dólar.

La Reserva Federal publica el miércoles las actas de su última reunión de enero cuando no elevo las tasas y sorprendió a los mercados con un cambio de tono sobre su política monetaria. Durante la semana también hablarán varios altos funcionarios del banco central como el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams; el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, y el vicepresidente, Richard Clarida.

La temporada de presentación de resultados empresariales entra ya en su último tramo con solo medio centenar de compañías del S&P 500 presentando sus cuentas. No por ello, serán menos importantes ya que darán a conocer sus cifras pesos pesados como Walmart, HP Enterprise, Kraft Heinz, Hormel Foods y CVS Health. El mercado también estará atentos a Berkshire Hathaway, el conglomerado de inversión de Warren Buffett, que publicará su informe anual y la carta anual del Oráculo de Omaha el 23 de febrero. Los inversores diseccionarán el comunicado para obtener detalles sobre las operaciones de la compañía, que van desde seguros hasta ferrocarriles, así como las ideas de inversión que baraja el propio Buffett para este año.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .