2019 – Resumen


Pues sí, ahí estamos exactamente, cerrando 2019. Un año que en lo económico globalmente ha sido el de crecimiento más lento desde la gran crisis financiera de 2008-2009, con un avance, -que décima arriba o abajo-, estará en el entorno del 3%.

Las desafortunadas guerras comerciales de Trump, -especialmente con China, que ya tienen dos años de duración-, se han cobrado su impuesto. Y economías como la alemana, la japonesa, u otras muy apoyadas en el comercio exterior han sufrido, de tal manera que, a mediados de 2019, muchos analistas en Wall Street, veían probable un contagio global que trajese consigo recesiones, suaves pero abundantes por muchas esquinas del mundo, incluido quizás Estados Unidos.

Pero hay que decir que afortunadamente ese escenario no se ha producido, nada mas que de forma muy puntual, porque en economías clave como la estadounidense, -y en otras importantes de países desarrollados-, el consumidor se ha encargado de tirar con fuerza del carro y ha salvado la situación.

Algo que por ejemplo aquí donde el consumo son dos tercios del Producto Interno Bruto, (PIB), pues ciertamente es todo. El sector manufacturero entro en recesión este 2019 en Estados Unidos, pero supone menos del 15% de la economía, y la inversión empresarial también ha sido floja, precisamente por esa incertidumbre del crecimiento global, pero el consumidor ha salvado la película y al final del día, vamos a terminar creciendo en el entorno de ese moderado 2%, que es lo que lleva creciendo esta economía por años, en el por cierto, mas extenso periodo continuado de crecimiento de la historia del país.

Por supuesto el “milagro de los panes y los peces”, del que nos hablo Trump y su equipo económico al empezar su mandato, “de una economía creciendo al cuatro o incluso cinco por ciento”, no ha estado nunca en el horizonte. El recorte de impuestos a la franja con mas dinero del país, y a una buena parte de corporaciones que se hizo realidad en diciembre de 2017, fue como dijo Trump, un “regalo de Navidad”, pero solo para unos pocos, que no se ha traducido en ningún tipo de cambio estructural positivo. Solo las empresas a las que les toco la lotería con el recorte, se han hartado de hacer recompras de sus propias acciones con el dinero regalado estos últimos dos años, -que no nuevas inversiones, que han caído de forma considerable los últimos 24 meses- y el 1% del país, pues ha ingresado mas dinero en sus cuentas, y eso si, ha propiciado un 2019, con mercados al alza.

La subida de los mercados ha tenido que ver sin lugar a dudas con ese estimulo fiscal y también con el monetario de la Federal Reserve, que en 2019 dio un giro de 180 grados a su política, y de subir los tipos de interés como venia haciendo, paso a cortarlos, tres veces exactamente en estos últimos doce meses, dejándolos en el rango 1,50%-1,75%.

La maniobra hay que decir que ha sido acertada, porque ha protegido a esta economía de una desaceleración que a mediados de este mismo año veían, -como decía antes-, muchos analistas como probable, y que ahora mismo ha quedado fuera de escena.

Los mercados en ese escenario han estado y siguen estando en record continuado de los principales índices. El S&P 500 va a cerrar ejercicio con un incremento de valor del entorno del 27%, el Dow Jones, del 21% y el Nasdaq del 33%. Fantástico año para los mercados, que definitivamente también esta ligado a otras dos circunstancias relevantes: el bajo rendimiento de la renta fija que beneficia al mercado de renta variable y la política pro-liquidez de la Fed.

Este último factor, el de la política monetaria “amigable”, ha sido una vez mas definitivo. El que la Fed interrumpiese en enero de 2019 la llamada “normalización monetaria”, y de subir los tipos de interés pasase a cortarlos, ha tenido una influencia clave en los mercados. Mucho dinero de nuevo buscando donde colocarse, y un mercado como el estadounidense, resistente y tremendamente pragmático, que para nada se deja influir, -mas allá de lo estrictamente necesario-, por los ruidos y descalabros políticos.

En 2020, el foco va a continuar en vigilar si el consumidor sigue tan entusiasta como ahora, y en conseguir que cuanto antes el tema de las guerras comerciales, pase de la tregua actual, a algún tipo de cierre formal, -aunque sea en falso-, pero que permita archivar ese desafortunado capítulo de la economía global.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .